HUMOR

Otros...


Habla el patrón a su casa y le contesta la sirvienta:
María, ¿ha llamado algún imbécil a la casa?
No, usted es el primero.




¿Sabes cómo dejar a un tonto intrigado?
-Mañana te lo cuento.




Entran 2 estudiantes a la sala de clase y la profesora le dice a uno de ellos:
-Alumno, ¿por qué llega tarde?
-Es que estaba soñando que viajaba por todas partes, conocí tantos países, y me desperté un poco tarde.
-Y usted, alumno? dirigiéndose al otro.
-¡Yo fui al aeropuerto a recibirlo!











Yendo de viaje por la carretera, paré en una gasolinera para cargar combustible y aproveché para entrar al baño.
El primer retrete estaba ocupado, y pasé al siguiente. En cuanto me senté en la taza, el señor de al lado dijo:
Hola, ¿qué haces?
No acostumbro platicar con desconocidos y menos en el baño, pero mi calidad de viajero incógnito me animó a contestar:
Pues aquí, de viaje hacia el norte.
¿Y se puede saber de qué se trata? Preguntó el señor de al lado.
Sí, claro, contesté un poco forzado. No es ningún secreto, voy a
Monterrey.
Supongo que andas detrás de algún buen negocio, dijo el señor con seguridad.
Sí, bueno, contesté totalmente arrepentido de haber dado pie a esta conversación, eso espero ya que las posibilidades no son malas.
¿Sabes qué?, respondió enojado el señor, luego te hablo, aquí al lado hay un idiota que responde a todo lo que te pregunto.
MORALEJA:
Limítense a hacer lo que corresponde de acuerdo al lugar en donde está: Si va a la mesa, coma.
Si va a la cama, duerma.
Y si va al baño...¡No hable!




Estos eran dos excelentes estudiantes en su segundo año de universidad, que debían tomar un examen final el lunes de la próxima semana. Se enteran que, justo ese fin de semana, habría una gran fiesta en una universidad exclusiva de señoritas en otra ciudad. Como están tan confiados de que pasarían el examen, deciden salir el viernes en la noche, llegar a la fiesta el sábado y regresar el domingo en la mañana con suficiente tiempo para estudiar toda la noche del domingo y tomar el examen el lunes. La fiesta estuvo tan buena que no fue hasta tarde el domingo que salieron de regreso, llegando el lunes en la mañana directamente a su salón de examen. Hablan con el profesor, le narran lo sucedido pero le indican que salieron de regreso el domingo por la mañana y se les había pinchado un neumático al auto, que el de repuesto estaba también pinchado, por lo tanto tuvieron que esperar mucho tiempo para resolver su problema. Le piden si es posible tomar el examen el próximo día a lo cual accede el profesor.
Después de estudiar toda la noche, se presentan la próxima mañana donde su profesor. Este les entrega dos pliegos de papel a cada uno pero los envía a salones diferentes.
En la primera página había una pregunta que valía 5 puntos la cual fue contestada rápidamente. Al pasar a la próxima página se encontraron con la siguiente pregunta para la cual no estaban preparados:
Por 95 puntos, ¿Cuál de los dos neumáticos?







Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED