HUMOR

Policías





Un conductor borracho es parado por la policía.
¡A ver! ¿Dónde está su licencia de conducir?
¡Pero no me digan que me lo han perdido! ¡Si me lo quitaron la semana pasada!




En una ciudad pequeña, un agente de tráfico detuvo a un joven conductor que iba a gran velocidad por la calle principal. El joven empezó a protestar:
Señor agente, déjeme que le explique.
¡Silencio! Lo retendré hasta que regrese mi jefe.
El muchacho insistía:
Pero señor oficial, escúcheme, tengo prisa.
El agente replicó:
¡Cállese! ¡Ahora mismo, a la cárcel!
varias horas después, el guardia fue a ver al detenido y le dijo: Ha tenido usted suerte, el jefe asiste a la boda de su hija, cuando regrese estará de buen humor y seguro que le perdona.
No esté tan seguro, replicó el joven, ¡Yo soy el novio!




La Policía detiene a un presunto ladrón, para hacerlo declarar lo cuelga de los pies y le introduce la cabeza por varios segundos en una pileta con agua, inquiriéndole:
¿Dónde está el dinero? ¿Dime dónde está el dinero?
Y así repiten esta acción varias veces, hasta que el detenido les dice a gritos:
¡Busquen a otro buzo porque yo, no lo encuentro!











Llega un borracho a su casa gritando a su vieja:
¡Vieja, escuché que me engañas con un policía, quiero que me digas si es cierto!
Y la esposa le contesta:
Negativo diez 40.




Había un forense algo torpe en un caso de asesinato. En eso llega el comisario y le dice:
¿Cuál es la causa de la muerte?
Muerte natural.
En ese momento el comisario dice:
¡Pero si tiene 15 puñaladas!
Y el forense le contesta:
Por eso es natural que muera.







Más chistes de Policías Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED