HUMOR

Política


En un avión iban 4 personas, un político, un sacerdote, un jugador y un niño. Un motor del avión se estaba incendiando, entonces el capitán dice hay 4 paracaídas, uno para mí y los restos son suyos, entonces se lanza el político, y dice, yo soy el presidente más inteligente y veraz del mundo, entonces tengo derecho, y se tira.
Luego el jugador de fútbol dice, yo agarraré otro, porque el mundo va a necesitar mis goles, entonces me toca agarrar otro, lo agarra y se tira. Entonces el sacerdote dice: ¿Cómo es eso que aun quedan dos paracaídas?, entonces le dice el niño: Es que el presidente más inteligente y veraz del mundo se tiró con mi mochila.




El presidente sale a pasear por el campo y se cae en un pozo profundo. Empieza a gritar hasta que un campesino lo oye y se acerca al pozo. ¡Por favor ayúdeme, estoy mal herido!
¿Mal herido? Responde el campesino al reconocerlo y sonriendo dice: ¡No, el problema es que está muy mal enterrado!




Este era un día en que el señor presidente paseaba por la calle, cuando escucha una voz que dice:
¡Que se muera el presidente!
Este mira desconcertado para todos lados y cuando ve un loro en la ventana de una casa decide tocar la puerta de ésta, al abrir la dueña de la vivienda, el presidente disgustado le dice que él pasará mañana y el loro no deberá decir eso.
La señora preocupada, fue a casa del sacerdote y éste canjea con ella el loro, la señora se lleva el loro del sacerdote y el sacerdote se queda con el loro de ella. Al día siguiente pasa el presidente y observa que el loro no dice nada, éste enojado le dice al loro:
¿No vas a decir que se muera el presidente?
Y el loro contesta:
¡Que Dios te oiga hijo mío, que Dios te oiga!











Un hombre está pidiendo en una esquina y pasa por allí un señor y el que está pidiendo le dice:
¡Señor, deme algo para ayudar a los subnormales!
El señor le responde:
¿Qué? ¡Para el gobierno ni un céntimo!




Era un día común y cualquiera, en eso un señor toma su bicicleta y se va a la tienda a comprar, se baja de ella y acomoda la bicicleta en la orilla de la banqueta de una calle y se mete a comprar. Al poco rato pasa una patrulla y le dice:
Señor por favor, ¿Podría quitar su bicicleta?
El señor responde:
¿Por qué he de quitarla si no estorba?
El policía responde:
Lo que sucede es que por esta calle va a pasar el presidente.
El señor responde:
Muchas gracias policía por avisarme, ahorita mismo la quito, ¡No se la vaya a robar también el presidente!







Más chistes de Política Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED