HUMOR

Suegras


¿Por qué el diablo inventó a las suegras?
Porque no podía estar en todos lados.




Las suegras se inventaron porque el diablo no podía estar en todas partes.



En cierta ciudad hay dos familias que quieren casar a las hijas; pero no hay chicos adecuados en el pueblo, así que deciden unirse para buscarlos por los pueblos de los alrededores. Finalmente encuentran dos excelentes partidos, y les invitan a que vayan a conocer el pueblo. Pero resulta que uno de ellos se arrepiente por el camino, y sólo uno de ellos llega al pueblo. Y es una joyita, así que las dos familias lo quieren. Total, que las dos familias empiezan a discutir de quien es el novio, y como la cosa no se aclara, deciden hablar con el juez más viejo de los alrededores. El juez decide lo siguiente:
Lo que haremos es muy simple, partiremos al chico por la mitad, y le daremos un trozo a cada familia para que no hayan discusiones.
Entonces, la madre de una de las novias dice:
No, por favor, pobre muchacho, como le van a hacer eso.
Pero la segunda madre dice:
¡Eso, eso, que lo partan, que lo descuarticen!
Entonces, el juez mira a la segunda madre y decide:
El chico se casa con su hija, ¡Usted es la verdadera suegra!











El médico se dirige a un tipo que estaba en la sala de espera:
"Señor, le tengo una mala noticia: su madre, la que ayer se encontraba internada, ha..."
"No, esa no era mi madre, era mi suegra".
"¡Ah, entonces le tengo una buena noticia!"




¡Compadre, Compadre! ¿Que pasó? ¿Por qué tiene esa cara, y ese gentío aquí en su casa?
Compadre, lo que pasa es que el burro mató a mi suegra.
Bueno compadre, mi más sentido pésame, ¿y esa cola es para venir a verla? No compadre, es para comprarme el burro.







Más chistes de Suegras Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED