HUMOR

Tacaños





Había una vez un hombre tan, pero tan tacaño, que un día fue a un bar a tomarse un trago, el muchacho del bar le sirvió el trago y de repente aparece una mosca. El hombre muy preocupado porque la mosca podía caer a su vaso, da unos manotazos, y justo le pega a la pobre mosca la que cae en el vaso, entonces, el hombre la toma de sus dos alitas y le dice: ¡Escupe lo que tragaste, escupe lo que tragaste!




Este era un hombre tan tacaño, tan tacaño, que soñó que se tomaba un café en un restaurante y se despertó para no pagarlo.




Va un tacaño con muchas maletas encima. Hace parar un taxi y le pregunta al chofer:
¿Por cuánto me las lleva al aeropuerto?
Por 30 soles.
¿Y las maletas?
Las maletas se las llevo gratis.
Entones, llévame las maletas, yo me voy caminando.











Este era un hombre tan, pero tan tacaño, que vendió el reloj para no dar la hora.




Había una vez un tipo tan tacaño, que estaba soñando que se estaba tomando un café y se despertó para no pagarlo.







Más chistes de Tacaños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED