HUMOR - muygraciosos.com

Tacaños





Había un señor tan tacaño que veía la misa por televisión, y cuando venían las limosnas cambiaba el canal.




Este era un hombre tan, pero tan tacaño, que vendió el reloj para no dar la hora.




Había una vez un hombre tan, pero tan tacaño, que un día fue a un bar a tomarse un trago, el muchacho del bar le sirvió el trago y de repente aparece una mosca. El hombre muy preocupado porque la mosca podía caer a su vaso, da unos manotazos, y justo le pega a la pobre mosca la que cae en el vaso, entonces, el hombre la toma de sus dos alitas y le dice: ¡Escupe lo que tragaste, escupe lo que tragaste!











Un hombre fue a una barbería y le preguntó al dueño:
¿Cuánto cuesta la rasurada?
El barbero contesta:
Cuesta dos pesos y el corte de pelo cinco pesos.
Y el hombre responde:
Entonces, rasúreme la cabeza.




Había una vez un tipo tan tacaño, que estaba soñando que se estaba tomando un café y se despertó para no pagarlo.







Más chistes de Tacaños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED