HUMOR

Tacaños


Este era un hombre tan, pero tan tacaño, que vendió el reloj para no dar la hora.




Había una vez un tipo tan tacaño, pero tan tacaño, que un día iba con su novia paseando y pasa por frente de un restaurante, y su novia dice: ¡Mummmmm que rico olor!
Y el novio le dice:
¿Quieres pasar de nuevo?




Era un papá tacaño, cada cinco de enero tiraba tres tiros hacia arriba. Cuando los hijos le preguntaban.
Papá, ¿Y qué fue eso?
Le respondía:
Los tres reyes magos que se suicidaron.












Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED