Chistes





Cuentos de Esopo con moraleja Gerencial







Un pollito paseaba distraído por el campo, cuando de repente un gavilán comienza a volar en círculos por encima de él con la obvia intención de comérselo. Al darse cuenta, el pollito se refugia debajo de una vaca y le pide que lo proteja del ave rapaz. La vaca le defeca encima, para ocultarlo de la vista del gavilán. «Yo te pido ayuda y vos me cagás», pía el pollito, sacando la cabeza por entre la bosta y protestándole a viva voz a la vaca. Cuando lo escucha, el gavilán se abalanza sobre él, lo desentierra de la bosta y se lo come.

Modelo gerencial N° 1: no siempre el que te caga es tu enemigo.
Modelo gerencial N° 2: no todo el que te saca de la mierda es tu amigo.
Modelo gerencial N° 3: si estás cubierto de mierda hasta la coronilla, pero a salvo, no digas ni pío.

La segunda de estas moralejas del management cuenta que un cuervo estaba sentado sobre la copa de un árbol, sin hacer nada todo el día. Un conejo advierte esto y le pregunta al cuervo: «¿Puedo hacer lo mismo que vos: sentado y sin hacer nada?». El cuervo responde: «Claro, claro...». El conejo se sienta a descansar y -sin aviso- de entre los árboles salta un lobo que se lo come de un bocado.

Modelo gerencial N° 4: para estar sentado sin hacer nada todo el día, es necesario estar muy, muy alto.





Más Cuentos Página principal