Chistes de:
Abogados
Animales
Bill Gates
Borrachos
Colmos
Crueles
Cumpleaños
Dios
Elefantes
Enfermedades
Estudiantes
Feministas
Frases Famosas
Frases Graciosas
Gallegos
Hombres
Incompetencia
Jaimito
Lesbianas
Locos
Machistas
Madres
Matrimonios
Medicos
Mujeres
Nacionalidades
Negocios
Nerds
Niños
Por qué?
Preguntas
Profesionales
Rubias
Solteronas
Suegras
Tontos
Varios
Viejos


Secciones:
Cuentos Graciosos
Reflexiones
Academicos
De Salón
Jokes (en inglés)
Horóscopo
Horóscopo Chino
Astrología Celta
Astrología Maya


.


Hay que aprender Japónes antes de viajar....


BONG TSAI
Con una escasa educación y sin ningún entrenamiento, al único puesto que Andrés pudo aspirar fue de operador en la línea de producción de una nueva fábrica japonesa que se instaló en la región. Meses después de que comenzó a trabajar, la empresa organizó un concurso entre los obreros y ofreció un gran premio: un viaje de una semana a Japón (con todos los gastos pagados) para conocer al presidente de la compañía. Andrés ganó el premio, ya que fue diligente en sus deberes, trabajó duro, siempre llegó a tiempo y nunca tomó descanso ni para ir al baño.

Que no entendiera una sola palabra en japonés no fue ningún impedimento para realizar el viaje, ya que varios de los ejecutivos nipones hablaban español. Finalmente, nuestro hombre llegó al aeropuerto de Tokio y a su hotel. Por la tarde, una geisha se presentó en el cuarto de Andrés y éste supuso que podría dañar las relaciones internacionales si no realizaba algunas 'relaciones' con la chica. Esforzándose al máximo, dedujo que la joven estaba disfrutándolo porque comenzó a gritar:

"¡Bong Tsai! ¡Bong Tsai!"

Como la chica se retorcía y brincaba con gran animación y viveza, supuso que 'Bong Tsai' era una exclamación de alegría. Así que continuó realizando su mejor esfuerzo... y ella continuó gritando: "¡Bong Tsai"!

Al día siguiente, Andrés fue recogido por el gerente de operaciones americanas para llevarlo a jugar golf con el presidente y el vicepresidente de la compañía. Como ninguno de los dos hablaba español, el gerente sirvió como intérprete.

El juego procedió agradablemente hasta el cuarto hoyo. En ese par tres, el presidente pegó un gran tiro, que botó dos veces, para que finalmente la bola cayera en el receptáculo para un hoyo en uno. El oriental empezó a gritar y gritar con gran entusiasmo. Entonces, Andrés supuso que debería decir algo y recordó los alegres gimoteos de la tarde anterior y entonces exclamó:

"¡Bong Tsai! ¡Bong Tsai!", pensando que era una frase adecuada para la ocasión.

Se hizo un pesado silencio en el grupo. Todos miraron fijamente a Andrés e incrédulo, el gerente de operaciones americanas le cuestionó:

"¿Qué quiere decir con que es el hoyo equivocado?


Más Cuentos Página principal


© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar