Chistes de:
Abogados
Actos
Adivinanzas
Amigos
Animales
Atlantes
Autos
Aviones
Bares
Bebés
Bill Gates
Borrachos
Campesinos
Caníbales
Caperucita Roja
Chicos
Chinos
Chistes Cortos
Científicos
Circos
Colmos
Comidas
Computación
Cornudos
Crueles
Cura
Cuál es...
Cómo...?
Dentistas
Deportes
Dios
Doctores
Drácula
Elefantes
Empresarios
En qué se parecen?
Enanos
Enfermedades
Era una vez
Estudiantes
Exageraciones
Farmacias
Feministas
Frases Famosas
Frases Graciosas
Funerales
Gallegos
Genios
Graffiti
Había una vez...
Hombres
Incompetencia
Indios
Infierno
Jaimito
Jefes
Ladrones
Lesbianas
Locos
Machistas
Madres
Mamá-Papá
Marinos
Matrimonios
Medicos
Militares
Mujeres
Nacionalidades
Negocios
Nerd
Nerds
Niños
No es lo mismo
Novios
Obreros
Otros...
Papá Papá
Pepito
Policías
Política
Por que?
Por qué?
Preguntas
Presos
Profesionales
Profesiones
Profesores
Qué es...
Qué le dice...
Religiosos
Restaurantes
Rubias
Solteronas
Suegras
Superman
Tacaños
Tarzan
Teléfonos
Tontos
Una Línea
Vampiros
Varios
Vecinos
Vendedores
Viejitos
Viejos


Secciones:
Cuentos Graciosos
Reflexiones
Nerds
Jokes (en inglés)
Horóscopo
Horóscopo Chino
Astrología Celta
Astrología Maya


Links de Amigos:
Acertijos
Astronomía Moderna
Astronomía Blog
...


.


El Capitan bravo







Hace mucho tiempo vivía un hombre de mar. El Capitán Bravo era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez navegando los siete mares el vigía vio que se acercaba un barco pirata y la tripulación del barco se volvió loca del terror.

El capitán Bravo gritó: "Traigan mi camisa Roja", llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque. Vencieron a los piratas.
Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente su camisa roja y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombre le preguntaron por qué pedía la camisa roja antes de entrar en batalla y el capitán contestó:
- Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre y mis soldados continuarán peleando sin miedo.

Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capitán. Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos pirata que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo gritó:
- Tráiganme mis pantalones cafés.



Más Cuentos Página principal


© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar