Chistes de:
Abogados
Actos
Adivinanzas
Amigos
Animales
Atlantes
Autos
Aviones
Bares
Bebés
Bill Gates
Borrachos
Campesinos
Caníbales
Caperucita Roja
Chicos
Chinos
Chistes Cortos
Científicos
Circos
Colmos
Comidas
Computación
Cornudos
Crueles
Cura
Cuál es...
Cómo...?
Dentistas
Deportes
Dios
Doctores
Drácula
Elefantes
Empresarios
En qué se parecen?
Enanos
Enfermedades
Era una vez
Estudiantes
Exageraciones
Farmacias
Feministas
Frases Famosas
Frases Graciosas
Funerales
Gallegos
Genios
Graffiti
Había una vez...
Hombres
Incompetencia
Indios
Infierno
Jaimito
Jefes
Ladrones
Lesbianas
Locos
Machistas
Madres
Mamá-Papá
Marinos
Matrimonios
Medicos
Militares
Mujeres
Nacionalidades
Negocios
Nerd
Nerds
Niños
No es lo mismo
Novios
Obreros
Otros...
Papá Papá
Pepito
Policías
Política
Por que?
Por qué?
Preguntas
Presos
Profesionales
Profesiones
Profesores
Qué es...
Qué le dice...
Religiosos
Restaurantes
Rubias
Solteronas
Suegras
Superman
Tacaños
Tarzan
Teléfonos
Tontos
Una Línea
Vampiros
Varios
Vecinos
Vendedores
Viejitos
Viejos


Secciones:
Cuentos Graciosos
Reflexiones
Nerds
Jokes (en inglés)
Horóscopo
Horóscopo Chino
Astrología Celta
Astrología Maya


Links de Amigos:
Acertijos
Astronomía Moderna
Astronomía Blog
...


.


El loro de Ricardo







Ricardo recibió un loro por su cumpleaños; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que decia estaba adornada por alguna palabrota, asi como siempre de muy mal genio.

Ricardo trato desde el primer día de corregir la actitud del loro, diciéndole palabras bondadosas y con mucha educación, le ponía música suave y siempre lo trataba con mucho cariño.
Llegó un día en que Ricardo perdió la paciencia y gritó al loro, el cual se puso más grosero aun, hasta que en un momento de desesperación, Ricardo puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos aún pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio.
Luego de un rato, Ricardo arrepentido y temeroso de haber matado al loro, rápidamente abrió la puerta del congelador. El loro salió y con mucha calma dió un paso al hombro de Ricardo y dijo: siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud. Te pido me disculpes y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento.
Ricardo estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle que es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuo:
- te puedo preguntar... ? que fue lo que hizo el pollo?



Más Cuentos Página principal


© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar