"; Los mejores chistes de Animales

HUMOR

Animales


Estaba un pollito fumando marihuana y entonces, en ese instante llega otro pollito y le dice:
Pollito, ¿qué estás fumando?
Y el pollito le dice:
Pruebe.
Entonces, prueba y el otro pollito le empieza a decir:
Pollito, ¿qué siente?
No, nada.
Fume otra vez, ¿qué siente?
No, nada.
¿Qué siente?
No, nada.
La última vez, ¿qué siente? ¿qué siente?
No, nada.
¿Cómo así que nada?
Sí, ni el piquito, ni las paticas, ni las plumitas.




Este era un perico que se la llevaba enfadando a su dueño y le decía: ¡Quiero galletas! ¡Quiero galletas!
Y el dueño le decía:
Si sigues enfadando te voy a sacar todas las plumas de la cabeza. Y el perico seguía enfadando:
¡Quiero galleta! ¡Quiero galleta!
Entonces el dueño se enojó y le desplumó la cabeza.
Y estaba el perico triste y pelón y se fue a la ventana a llorar, en eso pasa un pelado y el perico le grita:
¡Tú también querías galletas! ¿Verdad?




Era la gran final de la carrera de la selva y compiten el elefante contra la hormiga.
La carrera está muy reñida, y en la última recta la hormiga gana por una cabeza. Pero de repente el elefante pisa a la hormiga y la mata; el resto de los animales molestos con el elefante le preguntan por qué la mató, y este tristemente les contesta:
Yo no la quería matar, yo sólo le quería meter el pie.










¿Cómo le habla una chinche a otra chinche?
Con chincheridad.




Una vez un mosquito hembra le decía a su hijito larva:
Hijo, cuando seas grandes no salgas al mundo porque el mundo es malo. Un día el mosquito desobedeció a su madre y salió a recorrer el mundo, y cuando regresó le dijo a su madre:
Madre eres mentirosa.
La madre muy extrañada le pregunta el por qué, y el hijo le responde: Porque cuando salí a recorrer el mundo, todos me aplaudían.




Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED