HUMOR

Animales


Está una hormiga tranquilamente viendo la televisión, cuando de pronto un elefante llega y se sienta delante de ella tapándole toda la visión. La hormiga enojada se levanta y camina rodeando al elefante, una vez enfrente de él, se sienta, voltea y le dice al elefante:
¡Andale! ¡Para que veas lo que se siente!




Un día el rey león dijo:
¡Súbditos míos!, no tenemos agua y necesito que alguien vaya a traer agua, al otro lado de la selva.
¿Quién es el valiente que quiere ir?
Y nadie contesta, en eso dice la tortuga:
Yo voy.
Bueno, si no hay otra opción, responde el rey león.
Después de dos largos meses se vuelven a reunir. El rey león pide al venado su ayuda, pero este responde que tiene algunos asuntos pendientes por lo que no puede ir.
¿Tú chita, puedes ir?
No, yo tengo que ir a ver a mis cachorros.
¡Maldita tortuga, para qué la mande!
Todos los animales:
¡Sí maldita, maldita, ojalá haya muerto!
En eso se asoma la tortuga bien vestida y dice con tono de enojada: Bueno si siguen hablando mal de mí, ya no voy, y que me importa que mueran de sed.




Una tortuguita se balanceaba en una ramita.
Luego se dejaba caer en el suelo, se levantaba despacito y se acomodaba el caparazón.
Subía nuevamente a la ramita y se dejaba caer nuevamente.
En el piso apenas podía pararse y el caparazón se estaba trisando. Sube nuevamente a la ramita y comienza a balancearse.
Desde una rama vecina una paloma le dice a su palomo:
¡Y si le decimos que es adoptada!











¿Por qué se cayó la primera ardilla?
Porque estaba muerta.
¿Por qué se cayó la segunda?
Porque estaba abrazada de la primera.
¿Por qué se cayó la tercera?
Porque pensó que era un juego.




Este es el chiste de un perrito mentiroso que se encuentra perdido en medio de una jungla. El perrito mentiroso casi se murió del miedo cuando vio unos huesos en la tierra cerca de él. De repente a lo lejos aparece un león, el perrito se puso a pensar y dijo:
Ahora ya me llegó la hora, pero no me quedaré con los brazos cruzados, voy a pensar en algo.
Y el Perrito se acuesta panza arriba a la par de los huesos, y cuando el león se acerca, el perrito con voz ronca dice:
Ay, que rica la carne de león, con mucho gusto me comería a otro león, lástima que sólo había un león.
Al escuchar el león lo que el perrito dijo le entró un temor, y cuando vio al perrito salió corriendo como una bala alejándose del lugar lo antes posible, el perrito lo llamaba, pero el león no escuchó y siguió
corriendo. Después de haber corrido como 5 Km. el león se encuentra con un monito que conocía al perrito y el león le cuenta lo que había visto, el monito riéndose le dice al león:
Te tomaron como tonto, yo conozco a ese perrito, es un gran mentiroso, ven conmigo, te llevaré donde él y te darás cuenta que es un mentiroso. El monito se encarama en la espalda del león, y cuando se acercan al perrito, el perrito los ve y dice:
Monito, se quiere desquitar conmigo por la estafada que le di la vez pasada, pero voy a pensar en algo, no me voy a quedar con los brazos cruzados.
Cuando el monito y el león están frente del perrito, el perrito antes que hablara el monito le grita:
¡Monito inútil, te dije que me consiguieras dos leones para comerme, no uno!







Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED