HUMOR

Animales


Habían cinco tortugas que se fueron a un picnic, cuando iban a empezar a comer, notan que no habían traido el abridor de latas y sólo tenían latas de conserva, entonces una de ellas dice:
Bueno, hagamos un trato, yo iré por el abridor, pero me prometen que no van a tocar nada hasta que yo regresé, ¿Entendido?
Sí, dicen las tortugas.
Pasa un año, dos años, tres, cuatro, diez años, etc, y nada que se aparece la tortuga.
Una de ellas dice:
Yo ya no aguantó más el hambre, empecemos a ver cómo abrimos las latas. Y cuando empiezan a comer, la tortuga que estaba detrás de un árbol sale y dice:
¡Yo sabía, yo sabía que no me iban a esperar!




En un zoológico dos jirafas platican y una le dice a la otra:
¿Supiste que ayer incendiaron la jaula del oso?
¿Y de quién se sospecha?
Se sospecha de la llama...




Ricardo recibió un loro por su cumpleaños; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que decía estaba adornada por alguna palabrota, así como siempre de muy mal genio.
Ricardo trató desde el primer día de corregir la actitud del loro, diciéndole palabras bondadosas y con mucha educación, le ponía música suave y siempre lo trataba con mucho cariño.
Llegó un día en que Ricardo perdió la paciencia y gritó al loro, el cual se puso más grosero aún, hasta que en un momento de desesperación, Ricardo puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos aún pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimiento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Ricardo arrepentido y temeroso de haber matado al loro, rápidamente abrió la puerta del congelador. El loro salió y con mucha calma dio un paso al hombro de Ricardo y dijo:
Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido me disculpes y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento. Ricardo estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qué es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuó:
Te puedo preguntar, ¿Qué fue lo que hizo el pollo?











Había una vez un señor en un zoológico que estaba llorando profundamente. En eso se le acerca un hombre y le pregunta por qué estaba llorando. El señor le dice que se había muerto ese día un elefante en el zoológico. Entonces, el señor le pregunta que si lloraba porque el elefante era su amigo y lo quería mucho. El señor le contesta:
No, ¡Es que me toca enterrarlo!




Había una vez un señor que iba a 100 km/hra en la carretera, ve un letrero que dice: Paso de pollos, se detiene y se pregunta entre si, ¿Paso de pollos?
De repente ve que pasan en fila pollos enfrente de él. Esta marcha duró 5 días, vio hasta el último pollo y dijo:
¡Al fin voy a pasar!
Entonces, el último pollo dice:
¡Media vuelta, yaaaaaaaaaaaaa!







Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED