"; Los mejores chistes de Atlantes

HUMOR

Atlantes


Buenos días, Soporte Microsoft, ¿En qué lo podemos ayudar?
¿Sí, bueno? Tengo un problema con mi Word.
¿Qué tipo de problema?
Bueno, estaba escribiendo y de pronto todas las palabras se fueron. ¿Se fueron?
Sí, desaparecieron.
Hmm, entonces, ¿Qué hay en la pantalla ahora?
Nada, está en blanco, no acepta nada cuando escribo.
¿Está usted todavía en Word, o lo cerró?
¿Cómo lo puedo saber?
¿En su barra de tareas aparece el Word?
¿Cuál es la barra de tareas?
¡Olvídelo! ¿Puede mover el cursor a través de la pantalla?
No hay ningún cursor, ya le dije, no acepta nada cuando escribo.
¿Tiene su monitor un indicador de poder?
¿Dónde está el monitor?
Es la cosa con la pantalla que se parece a un televisor, tiene una pequeña lucecita que le indica cuando está encendido.
No sé.
Bueno, entonces mire atrás del monitor y encuentre el cable de poder que sale de él. ¿Lo puede ver?
Sí, creo que sí.
Cuando se asome detrás del monitor, ¿Nota que hay dos cables conectados a él y no sólo uno?
OK, aquí está.
Por favor sígalo y dígame si está bien conectado atrás de su computador. No alcanzo
Bueno, ¿Puede ver si lo está?
No.
Tal vez si pone su rodilla en algo y se inclina.
No es porque no tenga el ángulo correcto, es porque está oscuro.
¿Oscuro?
Sí, la luz de la oficina está apagada y la única luz que me llega viene de la ventana.
Bueno, entonces encienda la luz de la oficina.
No puedo.
¿No? ¿Por qué no?
Porque hace un rato que no tenemos electricidad en el edificio.
¡Ah, la electricidad! ¡Se fue la electricidad! ¡Bueno, ya lo tenemos! ¿De verdad?
¡Claro! ¿Todavía tiene las cajas, manuales y los demás empaques en que venía su computadora?
Bueno, sí, los mantengo en el armario, ¿Por qué?
Excelente, sáquelos, desconecte su sistema y empáquelo tal como estaba cuando lo compró. Luego llévelo de vuelta al departamento que se lo dió. ¿De verdad, tan malo es?
Sí, me temo que así es.
Bueno, está bien supongo, ¿Qué les digo?
¡Dígales que usted es demasiado "estupido" para tener una computadora!



Una bomba cayó en Atlantilandia, y hay una noticia buena y una mala. La buena:
No hay heridos.
La mala:
Sólo muertos.




Un atlante llega a una pista de atletismo, y viene el entrenador y le dice:
¿Qué hace usted con esa licuadora?
Entrenador, para batir el record.










Va pasando Lorenzo y se encuentra a su amigo José:
José, ¿por qué tienes la cabeza vendada?
Porque tengo un chichón.
¿Y cómo te lo hiciste?
Por curioso y cegatón.
Explícate que no entiendo.
Mira, resulta que iba pasando por un edificio en el que había unas letras chiquititas grabadas.
¿Y?
Que me acerqué para ver bien lo que decía.
¿Y qué decía?
"Esta puerta se abre de golpe".




Un día a dos campesinos atlantes, Venancio y Manolo, les regalaron un cochino (cerdo) a cada uno, pero no sabían como diferenciarlos.
Venancio, ya sé, córtale una pata a uno y el que no tenga pata es mío y el otro es tuyo.
En la noche, los cochinos se pelean y se quedan los dos con tres patas solamente, entonces Manolo dijo:
¡Córtale una oreja a uno y ese es mío, el que tenga dos orejas es tuyo. De nuevo en la noche se pelean los cerdos y se quedan los dos sin una oreja. Entonces Venancio dice:
Córtale la cola a uno y ese será mío.
Por supuesto que en la noche se vuelven a pelear y se quedan sin cola, de pronto Venancio tiene una gran idea:
¡Ya sé!, el blanco es tuyo y el negro mío.






Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED