"; Los mejores chistes de Atlantes

HUMOR

Atlantes


En un avión iba el Papa, el presidente Clinton, un atlante, un jipi y la tripulación del avión. En pleno vuelo el avión comenzó a fallar, el capitán del avión se dirigió a los cuatro pasajeros y les informó que el avión se iba a caer, pero que tenía otro grave problema:
Solamente tenemos tres paracaídas por lo que uno de ustedes debe
sacrificarse por el resto.
Entonces, el presidente Clinton dijo:
Señores yo me debo salvar porque la paz del mundo depende de mí y se lanzó.
El atlante dijo:
Yo me salvo porque después de quién se burlan, y se lanzó.
Entonces el Papa le dijo al jipi:
Hijo, yo ya cumplí en este mundo mi labor, sálvate tú.
El jipi le respondió:
Santo Padre no se preocupe, quedan dos paracaídas porque el atlante se lanzó con mi mochila.




Un atlante iba por la avenida a una gran velocidad, lo para un policía y le dice:
Deme su nombre.
El atlante le responde:
¡Ah sí! ¿Y después cómo me llamo?




-¿Buenas tardes, señorita, está el doctor?
-No, atiende de tres a cinco.
-Bueno, voy a buscar cuatro más y vuelvo.










Llega Memo al cielo, toca la puerta del paraíso y sale San Pedro y le dice:
¿En qué te puedo servir hijo?
Y memo le dice:
Me acabo de morir.
San Pedro consternado, saca su lap top y chequea el nombre y ve:
Memo, 20 años, soltero, un poco despistado, un poco tonto y distraído, fecha de muerte 2030.
San Pedro muy apenado le dice a Memo, lo siento pero se ha cometido un grave error, tú no deberías estar muerto, pero me doy cuenta que tu cuerpo ha sido cremado, pero San Pedro piensa rápidamente y le dice:
Te voy a regresar convertido en la criatura más inteligente del reino animal, y lo convierte en delfín. A los 5 minutos, regresa Memo y San Pedro le pregunta qué pasó, y Memo con su simpleza contesta:
¡Me ahogué!




Iban 3 Atlantes por una ciudad de otro país, y mientras caminaban se quedaron viendo un edificio muy alto y se maravillaron. De pronto se les acercó un hombre y les dijo:
¿Les gusta este edificio?
A lo que respondieron:
¡Sí!
Bueno, les dijo, yo se los vendo bien barato, pero eso si, se lo tienen que llevar empujando hasta Atlantilandia. Pongan las maletas aquí, yo se las cuido.
Entonces, empiezan los atlantes dele y dele como 3 horas empujando el edificio, en ese momento pregunta uno:
¿Oye, este edificio se ha movido algo?
Pues, yo creo que sí, contesta otro, porque ya no se ven las maletas.





Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED