"; Los mejores chistes de Borrachos

HUMOR

Borrachos


Llega un hombre muy borracho a la comisaría de policía y dice:
*¿Puedo ver al hombre que entró en mi casa ayer?
*¿Para qué?* le pregunta un policía
*Para que me explique como entró sin despertar a mi mujer.




Estos son tres borrachos que van caminando por la calle, un borracho sin querer patea una lámpara luego el otro y así lo patean todos y en eso se les aparece un aladino y les dice que les va cumplir un deseo a cada quien, pero se tienen que subir a un edificio y tirarse y al ir cayendo gritar su deseo, el primer borracho se lanza y grita YO QUIERO UNA CASA CON MUCHAS VIEJAS, cae con mujeres y su casa, el otro dice YO QUIERO UN MONTON DE DINERO Y UN AUTO ULTIMO MODELO se le cumple y el tercer borrachito se para al filo del edificio y en eso se resbala y grita MAMAAAAAAA.
Y EL POBRE CAE EMBARAZADO.




Entra un borracho a una cantina y grita:
¿Quién se cree muy gallo?
Todos los que estaban dentro se quedan callados, pasa un rato y después de varias copas grita de nuevo.
¿Quién se cree muy gallo?
Y se para un vaquero de 1.90 de estatura y le dice:
Yo, yo me creo muy gallo, ¿Por qué?
Y le contesta el borracho:
No pues, no más para que me despierte a las 05:00 am de la mañana.









Estaba un borracho caminando tranquilamente en la calle y de repente se encuentra un muerto tirado debajo de una caseta telefónica y decide llamar a la policía:
Buenas noches, usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
He encontrado a un muerto dice el borracho.
Está seguro de que está muerto.
Sí, señor estoy seguro.
Muy bien, en que calle se encuentra.
Espéreme, le vuelvo a llamar ahorita.
Entonces el borracho se dirige a ver el nombre de la calle y apresurado regresa al teléfono y vuelve a marcar.
Buenas noches usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
Soy el del muerto.
Ah sí señor, ¿cuál es la calle?
Es... a ver, déjeme volver a ir a ver.
Vuelve a ir a ver el nombre de la calle y esta vez lo va repitiendo en su mente.
Buenas noches, usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
Soy yo el del muerto.
Ah sí, usted, ¿cómo se llama la calle?
Ah, es... otra vez se me olvidó.
Va varias veces y siempre a la hora de marcar se le olvida el nombre de la calle.
Hasta que por la décima vez habla:
Buenas noches, usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
El del muerto.
Ah otra vez usted, señor, ahora sí dígame como se llama la calle. Libertad.
Pero por que no lo dijo antes si no está tan difícil.
¡Es que el nombre de la otra estaba tan difícil que mejor moví al muerto!



Llega un borracho a su casa a las 4 de la mañana con una pesada caja sobre la espalda, en eso le grita a su mujer:
¡Vieja, vieja, ábreme la puerta!
La mujer rápidamente le abre la puerta, y le dice:
Pero, qué traes allí viejito.
En eso el borracho empieza a abrir la caja y saca 1, 2, 3, 4 llantas para carro y le dice a su mujer:
Mira lo que me compré.
La mujer sorprendida le dice burlonamente:
Ay viejo, ya andas bien borracho, para qué compraste llantas si tú ni carro tienes.
A lo que el borracho responde:
Mira, tú ni me digas nada, porque tú te compras sostén y yo no te digo nada.




Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED