"; Los mejores chistes de Borrachos

HUMOR

Borrachos


Entra un borracho a una cafetería y pide el plato del día. Se sienta a comer y ya terminando, sólo le falta comerse una aceituna que por estar con tanto aceite, el borracho no la podía coger con el tenedor. Y la aceituna rueda para aquí, y rueda para allá. Dice el borracho:
¡Mesero! ¡mesero!, llevo media hora tratando de coger esta aceituna, y no puedo.
El mesero muy atento coge el tenedor y pincha la aceituna rápido y fácil. Y dice el borracho:
¡Así cualquiera, si ya yo la tenía cansá!




Eran dos borrachos que iban por la calle y pasa un perro con una botella de licor en el lomo, uno de los borrachos dice, mira allí va el mejor amigo del hombre a lo que el otro borracho responde: si y va con un perro.



Un borracho que caminaba se tropezaba con todos los postes de la vereda y un transeúnte le dice:
-Pero, ¿qué está haciendo?
-¿Puede contar cuántos chichones tengo?
-12 chichones.
-Entonces me faltan 2 postes para llegar a mi casa.










Un tipo entra a un bar y pide un trago con dos gotitas de limón... el cantinero se lo da y se queda pensativo por lo extraño de su petición... el tipo se avienta el trago y sale corriendo y se tira por la ventana... todos los que estaban en el bar salen corriendo a ver el cadáver aplastado y para su sorpresa encuentran que no hay nada en el piso, el tipo regresa ileso y repite la operación: Trago, corre, salta por la ventana... y regresa... en eso un borrachito feliz le tira: oye tu... te estoy viendo de hace rato... ¿cómo no te mueres? Y nuestro amigo le responde: mira, el secreto es pedir cualquier trago con dos gotitas de limón... sales corriendo, te tiras por la ventana... ¡ y volaras! El borracho acomete la acción. . se tira por la ventana felizmente... la gente se asoma... y ven el cadáver destrozado del borracho... Las tripas en el suelo... Todo vuelto leña... el cantinero no tiene más que mirar a nuestro amigo y decirle: Oye, superman, eres un maldito cuando estas borracho.




Estaban 2 borrachos en una cantina, y uno le dice al otro:
Mi mujer se enojó porque dejé el cigarrillo.
Le contesta el otro:
Pero, ¿por qué? ¿no debería alegrarse?
No, es que lo dejé encima de la sábana, y se incendió todo el cuarto.





Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED