HUMOR

Chistes Cortos


Entra un atlante con un perico a un bar, y el cantinero pregunta: ¿Habla el animal?
¡Y yo que sé!, dice el perico.




Este era un principe tan feo, tan feo, tan feo, que Cenicienta volvió a las once y media.




Era una mujer tan pequeñita, tan pequeñita, que en vez de dar a luz daba chispita.











¿Me da una habitación con baño?
Le damos la habitación, pero el baño se lo tiene que dar usted.




Iba un señor en un taxi y le pide al taxista que lo deje en el semáforo, y el taxista le responde:
Yo lo dejo en la esquina, usted verá como se sube.







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED