HUMOR

Doctores


Este era un señor que fue con el urólogo porque tenía un dolor muy fuerte a la altura del estómago.
Doctor, me duele mucho aquí (tomándose la parte donde está el riñón). Le vamos a hacer unos exámenes de orina y venga mañana por los resultados. Al otro día viene el señor con el dolor más fuerte y el doctor le dice. Señor, antes de darle un diagnóstico quisiera hacerle algunas pregunta. Las que quiera doctor, adelante.
¿Usted de casualidad no ha orinado piedritas?
Piedritas, piedritas no me acuerdo, pero lo que sí, he orinado puertas, postes y llantas.




Una monja que tenía hipo, va al médico y le dice al doctor:
Oiga doctor, tengo un hipo que no se me va.
Empieza el doctor a analizarla y le dice:
Usted está embarazada.
Se va la monja al convento y lo cuenta. Al día siguiente va la madre superiora y le dice al doctor:
Pero, ¿Cómo le ha dicho eso a la monja?
Y le dice el doctor:
Si era para darle un susto, para quitarle el hipo.
Y dice la monja:
¡Pues el que se ha dado un susto es el obispo, que se ha tirado desde la torre!




Doctor, doctor, tengo un hueso afuera.
Hágalo pasar.











Llega un señor al doctor y le dice:
Señor, señor, todo el mundo me ignora.
Y el doctor dice:
El siguiente.




Un viejito que esta donde el oculista le pregunta al doctor:
¿Está seguro doctor que con estos anteojos podré leer bien?
Y el doctor le contesta:
Sí señor, así es.
Y luego agrega el señor:
¡Que bueno, porque yo no sé leer!







Más chistes de Doctores Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED