"; Los mejores chistes de Matrimonios

HUMOR

Matrimonios


Un hombre y una mujer acababan de conocerse en una reunión social y estaban conversando. El tema eran sus matrimonios anteriores.
Yo perdí a mi marido en el mar, dijo la señora.
Lo siento mucho, replicó el caballero, ¿Se lo llevaría una corriente mientras nadaba?
¡No, que va!, íbamos en un crucero y se lo llevó una rubia despampanante.



En el matrimonio pasan cosas muy raras, como por ejemplo, en el primer año de casados el marido habla y la mujer escucha, en el segundo la mujer habla y el marido escucha, en el tercer año hablan los dos y escuchan los vecinos.




Llega una empleada nueva a la casa, y al patrón que nunca se le escapaba ninguna empleada decide acostarse temprano y esperar que su mujer se durmiera para gatearle a la nana. Y cuando por fin lo estaba logrando lo pilla la mujer la cual le dice:
¡Desgraciado, así te quería agarrar con las manos en la masa!
A lo cual el esposo responde:
Tranquila mi amor que si ella abre es porque es una fácil y mañana mismito la echamos.
Al otro día le dice el esposo:
Mi amor, para evitar tanto problema, por qué no aprendes a cuidar a los bebés y a cocinar.
Y le responde la mujer:
¿Y tú por qué no aprendes a quererme, consolarme, a besarme y echamos al conductor?










Un matrimonio estaba cenando con un amigo de ambos. Durante la cena, el marido cada vez que se dirigía a su esposa, le decía cosas tan bonitas como: Amor mío pásame el pan, mi vida me pasas el agua. Durante unos minutos la señora tuvo que ausentarse. En esos momentos, el amigo le dice al marido:
Realmente estoy impresionado de la forma tan dulce con que tratas a tu esposa.
Y el marido le responde por lo bajo:
Es que hace seis años que me olvidé de su nombre.




Entra un tipo a la joyería con la intención de comprarle a la novia un anillo de
compromiso. Se pone a examinar los anillos en exhibición tras la vitrina y uno, en especial, le llama la atención.
Disculpe, le pregunta al joyero, ¿Cuánto cuesta este anillo?
¡Ah, es una pieza bellísima!, sólo le va a costar $10,000.
¡Ay! ¡Eso es mucho dinero!
Pero, amigo, dice, condescendiente, el joyero:
Un diamante es para toda la vida.
Quizás, señor, pero no planeo que mi matrimonio dure tanto.




Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED