HUMOR

Matrimonios


En su segunda Luna de Miel, una pareja algo madura llega a las oficinas de inmigración. El guardia revisa los documentos de los interesados, al ver la identificación de la mujer dice:
Muy bien señora, la felicito, es la primera vez que veo que una dama pone en su credencial un retrato actual.
El esposo haciendo segunda a tal declaración menciona:
Ya vez mi vida, que no tiene nada de malo negar la edad.
La mujer, enojada y a punto de estallar aclara al guardia:
Lo que usted está viendo es mi huella digital.




Hace años, me casé con una viuda que tenía una hija, de la cual se enamoró mi padre y la hizo su esposa. En el acto, mi padre se convirtió en mi yerno, y mi hijastra, se transformó en mi nuera y madrastra. Mi mujer tuvo un hijo, que fue hermano de la mujer de mi padre; es decir, mi tío. La mujer de mi padre, mi hijastra y madrastra, también fue madre de un muchacho, que resultó ser, a la vez, mi hermanastro, hijo de mi madrastra, y mi nieto, el hijo de la hija de mi mujer. Es más, mi mujer resultó abuela, por ser la madre de la mujer de mi padre. De modo que no sólo soy el marido de mi mujer; sino también su nieto, por ser hermanastro de un nieto suyo. Mi mujer es mi abuela, y como el marido de la abuela de cualquier persona es su abuelo, YO SOY MI ABUELO.




Una pareja paseando por el campo, iban platicando. El le dice a ella: ¿Sabes qué es eso de la reencarnación?
No sé, contesta ella.
Y él le dice:
Por ejemplo, ¿Ves ese buey por la loma?, podría ser tu hermano.
¿Ves ese burro en la colina?, podría ser tu padre. ¿Ves a esa vaca?, podría ser tu madre.
Ella le contesta:
Entonces, vamos a bajarnos de esta mula no vaya a ser tu madre.











Era una viejita a punto de encender la estufa para preparar la cena de su marido, cuando por una fuga de gas, explota la casa y salen volando el par de viejos, y en la ambulancia van los dos heridos, pero la viejita lleva tremenda sonrisa en la cara. Su esposo preocupado de que estuviera en shock le pregunta:
¿Qué te pasa? ¿Por qué sonríes?
Ay viejo, es que es la primera vez en años que salimos juntos a algún lado.




Le pregunta una mujer a su marido:
Si un león me atacara a mí y a mi madre, ¿a quién salvarías primero? Pues, al león.







Más chistes de Matrimonios Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED