HUMOR

Pepito


Una señora no tanto feíta va al supermercado y le dice a Pepito:
Disculpa, ¿me puedes dar esa escoba por favor?
Y Pepito dice:
Claro, ¿se la envuelvo para regalo o se va a ir en ella?




En cierta ocasión en la escuela de Pepito se esta acercando el día de las madres y su maestra le dice a todos:
Mañana es el día de las madres, los que tengan su madre viva por favor vengan con una rosa roja en el bolsillo, y los que tengan a su madre muerta vengan con una rosa blanca.
Pues bien, Pepito se apareció con una rosa roja en el bolsillo de la camisa, y con una rosa blanca en un pié.
Su maestra intrigada le dice:
Pepito, ¿Qué te pasa que tienes una rosa roja y una rosa blanca?
Pepito cojeando le dice:
Maestra, yo tengo mi madre viva, pero tengo un callo en este pié que no tiene madre.




Pepito le dice a su mamá a la hora de la comida:
Mamá, mamá, tírame sopa en mi plato.
No se dice tírame se dice sírveme, dice la mamá.
Mamá, mamá tírame milanesa.
A lo que la mamá contesta:
No se dice tírame, se dice sírveme.
Al poco rato dice Pepito:
Mamá, mamá, tírame arroz.
A lo que la mamá le contesta lo mismo.
En la tarde llega Pepito alarmado y le dice a su mamá:
Mamá, mamá, ¡Mi hermanito se sirvió por la ventana!











En un cementerio de México, mientras todos ofrendaban flores y lloraban a sus muertos, Pepito sollozaba, al tiempo que ponía un plato de arroz, como ofrenda para su muertito. Un mexicano que lo veía de reojo le preguntó en tono de burla:
¿A qué hora sale a comer su arroz el difunto?
Pepito con seriedad contesta:
A la misma hora que el tuyo sale a oler las flores.




Pepito le dice a la mamá:
Mamá, ¿es mi abuelita fosforescente?
La mamá contesta:
No, hijo.
Entonces, se está electrocutando.







Más chistes de Pepito Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED