"; Los mejores chistes de Animales

HUMOR

Animales


Un carnicero estaba trabajando muy ocupado, cuando ve entrar a su local un perro al que echa de la tienda, poco después el perro entra nuevamente y esta vez el carnicero se da cuenta que el perro trae una nota en el hocico que dice:
¿Podría darme una pierna de cordero, por favor?
Lo mira, y ahora tiene un billete de 10 dólares en el hocico, así que el carnicero asombrado toma el dinero, mete la pierna de cordero en una bolsa y la coloca en el hocico del perro, el carnicero impresionado decide cerrar la tienda y seguir al perro, éste toma una calle hasta un cruce donde se detiene, deja la bolsa en el piso y se para en sus patas traseras para presionar el botón de cruce, una vez que cambia la luz, toma la bolsa, avanza y llega hasta un paradero de autobuses, ahí se sienta pacientemente y cuando se aproxima un bus se para, mira el número y se vuelve a sentar hasta que llega el autobús adecuado, entonces toma la bolsa y se sube, ya arriba del autobús mira por la ventana distraídamente hasta que llegan a un sector de la ciudad donde toca el timbre y se baja, de ahí llega a una casa, deja la bolsa en el suelo y con la cabeza empieza a golpear la puerta un par de veces y como nadie abre la puerta, da la vuelta a la casa, esta vez golpea una ventana y regresa nuevamente a la puerta a esperar que abran, casi inmediatamente aparece un tipo en la puerta que empieza a gritar al perro, por lo que el carnicero le dice: ¡Pero hombre! ¿Por qué trata así al animal? ¡Es un genio, bien podría salir en la televisión!
A lo que el hombre responde:
¿Genio? ¿Está usted loco? ¡Esta es la segunda vez en esta semana que olvida su llave!




Era la gran final de la carrera de la selva y compiten el elefante contra la hormiga.
La carrera está muy reñida, y en la última recta la hormiga gana por una cabeza. Pero de repente el elefante pisa a la hormiga y la mata; el resto de los animales molestos con el elefante le preguntan por qué la mató, y este tristemente les contesta:
Yo no la quería matar, yo sólo le quería meter el pie.




En un prestigioso museo antropológico, el guía se dirige a los turistas: Bueno, y acá tenemos el esqueleto de un tiranosauro rex que tiene aproximadamente 65 millones de años y 15 días. Un turista sorprendido pregunta:
Señor, ¿Cómo sabe usted la edad con tanta precisión?
Cuando entré a trabajar me dijeron que tenía 65 millones de años, y ya hace 15 días que trabajo aquí.










Había una vez un loro que tenía un dueño pelado, y por eso el loro siempre le estaba diciendo:
Pelado, pelado, pelado, pelado.
Un día el dueño se cansó que le dijera pelado y le dijo al loro:
¡La próxima vez que me digas pelado te tiro por el inodoro!
Al loro no le importó y le siguió diciendo:
¡Pelado!
Entonces el dueño lo tiró por el inodoro, pero como un loro no entra por el inodoro quedó ahí medio acurrucado.
Un día el dueño va al baño y el loro le dice:
¡Che pelado, te hiciste la raya al medio!




Se encuentran dos burros parlanchines. Un burro muy alegre le dice al otro:
¡Hola! ¿Cómo estás? ¿Sabes?, a mí me va súper bien, me contrató un señor de un circo, tengo buen sueldo, tarjetas de crédito, lo último en autos deportivos, soy la estrella principal del circo.
El otro le contesta muy deprimido:
A mí me va mal, me contrató un juguero y paso vendiendo jugos todo el día con dos barriles al hombro, los niños se me suben y me golpean.
Pero vos si que eres bruto, le dice el primer burro, por qué no hablas y así le demuestras que no eres cualquier burro.
¡Estás loco!, le dice el otro, qué quieres, que me ponga a gritar jugooossss, jugooooossss.






Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED