HUMOR

Exageraciones





Era tan honrado, que cuando encontró un trabajo, lo devolvió.




Era una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la báscula le indicaba, "por favor, una persona a la vez".




Hubo una vez una competencia de los más mentirosos del mundo, en la final quedaron un ruso, un norteamericano, y un panameño.
Cuando comenzó la final, el ruso dijo:
Nosotros los rusos, le pusimos sal al mar.
Todo el mundo quedó impresionado.
Le toca el turno al norteamericano, y dice:
Nosotros sembramos el árbol donde Adán tomó la manzana.
Todo el mundo más impresionado que el concursante anterior. Ahora le toca el turno al panameño el que dice:
¡Yo los vi a los dos!











Era una casa tan chiquita, pero tan chiquita, que cuando llevaron un cuadro de la Santa Cena, los apóstoles se quedaron afuera.




Era un hombre tan, tan, tan, pero tan alto, que en vez de tomar café con leche, tomaba café con Dios.







Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED