HUMOR

Teléfonos





Hola, ¿Está Armando?
No, todavía estoy en las instrucciones.




Ring Ring
Hola, carnicería, ¿qué se le ofrece?
¿Tiene patas de puerco?
Sí.
Pues, láveselas.




Una vez un hombre llama a una casa y coge el teléfono el sereno (el guardián) y el hombre le pregunta:
¿Y mi esposa?
Y el sereno responde:
En su cuarto.
Luego el hombre dice:
¿Con quién?
Con un hombre, le responde el sereno.
¡Diantre! ¡Mátela! Dice el hombre.
No, no, yo no puedo hacer eso.
Claro que sí, yo le doy esa orden, dice el hombre.
Esta bien, esta bien, y mata a la mujer.
Ya la maté, dice el sereno.
Y el hombre le responde;
Ahora sáquela de ahí y métala a la piscina.
Pero señor, aquí no hay piscina dice el sereno.
¿Este no es el teléfono 232-5492?
No, dice el sereno.
Ah pues, ¡Perdóneme!











Ring, ring, Zapatería Jiménez, ¿Dígame?
Ay, perdone, me parece que me equivoqué de número.
No hay problema, usted trae los zapatos y le damos el número que haya.



El señor de la casa llama por teléfono y contesta la empleada:
¿Ha llamado algún imbécil, María?
No, usted es el primero, señor.







Más chistes de Teléfonos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED