"; Los mejores chistes de Atlantes

HUMOR

Atlantes




Un atlante le dice a otro atlante:
Oye Manolo, me compré un reloj.
¿Qué marca?
¡Pues la hora hombre!




Un atlante iba por la avenida a una gran velocidad, lo para un policía y le dice:
Deme su nombre.
El atlante le responde:
¡Ah sí! ¿Y después cómo me llamo?




Se encuentra este hombre en la sala de su casa pensando. Se acerca el cumpleaños de mi mejor amigo y no sé qué regalarle. Ya sé, le regalaré una caja de fósforos ya que él fuma. Llega el cumpleaños y le entrega su regalo, el amigo dice:
Oye, pero ninguno prende.
A lo que su amigo le responde:
No puede ser, si yo personalmente los probé toditos.










Una vez iba un atlante por la carretera a 100 km/h, de pronto vio un letrero que decía disminuya a 80 km, entonces el señor bajó la velocidad a 80 km/h, luego otro que decía disminuya a 60, bajó la velocidad a 60 km/h, luego otro disminuya a 30, el señor disminuyó a 30 km/h, más adelante otro disminuya a 10 y disminuyó a 10 km/h, cuando de pronto vio otro letrero que decía:
¡Bienvenidos a Disminuya!




Estaba Venancio, el atlante, leyendo el directorio telefónico. En eso Pepe, otro atlante, le pregunta:
¿Qué estás haciendo, Venancio?
¡Hombre, que estoy leyendo una novela!
¡Oye, pero que eso no es una novela, que es la guía telefónica!
¡Carajo, con razón ya se me hacían muchos los personajes!






Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED