"; Los mejores chistes de Atlantes

HUMOR

Atlantes




Un atlante se encuentra en un casino de las vegas frente a una máquina de sodas. El atlante introduce unas monedas presiona un botón y recibe una soda, vuelve a introducir otras monedas y recibe otra soda y vuelve a introducir otras monedas y recibe otra soda más. Un señor se acerca y le dice:
Señor, ¿Podría utilizar la máquina, por favor?
A lo que el atlante responde:
¡Aléjese! ¿No ve que estoy ganando?




Una vez, dos atlantes caminaban por un puente que cruza un gran río, de pronto uno resbala y cae al agua, y desesperado grita a su compañero: ¡Venancio, Venancio que hago!
¡Nada Pacorro, nada!
Y Pacorro se ahogó.




¿No sé que pasa con mi correo de Hotmail?
Me sale un aviso que dice: "su clave es incorrecta", entonces yo pongo: incorrecta, y ¡no me abre!










Este era un atlante muy preocupado porque él quería mucho a Juanita, pero era tan tonto que no sabía cómo declararle su amor.
Un día se encontró un amigo que era poeta y le contó de su angustia, y su amigo le dijo: la próxima vez que la veas dile estas palabras:
"Eres como esa rosa baturra que yo adoro sin empacho".
Pasaron unas cuantas horas y el atlante iba repitiendo el verso para que no se le olvidara, pero una vez que estuvo frente a Juanita le dice muy lleno de inspiración y nerviosismo:
"Eres como la burra que se escapó de mi rancho".




Un Atlante encuentra una lámpara Mágica y sale el genio.
-Te concederé 4 deseos. Atlante : Tener mucho, mucho dinero. Genio: Concedido
Atlante: tener un carro convertible rojo. Genio: Concedido. Tener una mansión. Genio: Concedido.
Atlante: Hay !!, me quiero morir de tanta felicidad ( por la alegría) . Genio: Concedido.






Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED