"; Los mejores chistes de Atlantes

HUMOR

Atlantes




Un atlante le dice a otro:
Manolo, están golpeando la puerta.
Déjala que se defienda sola.




Había un hombre muy tonto por nombre Rafael, pero todos lo llamaban Raffy. Ahora, resulta que Raffy tenía un amigo que se creía muy listo. Un día, Raffy fue a visitar su amigo a las 10 de la noche, y cuando llegó a su casa, entra y ve que su amigo está viendo la tele.
¿Qué miras?, le pregunta a su amigo.
En respuesta él le dice:
Raffy, mira este hombre en las noticias que está a punto de tirarse de un edificio.
Raffy lo ve y dice:
Yo no creo que él vaya a tirarse.
Su amigo le dice:
Pues, yo digo que sí. Es más, estoy tan seguro que sí lo va a hacer que te apuesto $20 que sí lo hace.
Raffy, seguro que el hombre no se va a matar, acepta y el hombre se tira. Cuando Raffy va a darle el dinero a su amigo, su amigo rehúsa coger el dinero, y le dice:
Raffy, mi amigo, no te puedo robar, esas noticias ya yo las vi a las cinco de la tarde.
Raffy, confundido por lo que su amigo le acaba de decir, le dice: Yo las vi también, pero caramba, yo no pensé que se iba tirar dos veces.



En un lugar muy lejano construyeron una carretera y hacían falta tres personas que pintaran la línea del medio, y los arquitectos decidieron poner un letrero que decía:
Se contratan tres pintores, buen pago, informes aquí.
Y al otro día casi medio pueblo estaba ahí y terminaron contratando a unos atlantes.
Una semana después les entregaron las brochas y la pintura y empezaron a pintar y les dijeron que les pagaban el sábado. El lunes pintaron diez millas, el martes seis millas, el miércoles cuatro millas, el jueves dos millas, y el viernes sólo cien metros. El sábado fueron con los
arquitectos por su dinero, y los arquitectos les dijeron:
Empezaron muy bien el lunes pintando diez millas, y el martes seis. Lo que nos preguntamos es qué pasó después.
Y los atlantes contestaron:
Lo que pasó es que cada vez quedaba más lejos la pintura.










Tres atlantes conversando:
Yo tengo un gato que dice miau.
Yo tengo un perro que dice guau.
Yo tengo un tarro que dice azúcar.




Un Atlante encuentra una lámpara Mágica y sale el genio.
-Te concederé 4 deseos. Atlante : Tener mucho, mucho dinero. Genio: Concedido
Atlante: tener un carro convertible rojo. Genio: Concedido. Tener una mansión. Genio: Concedido.
Atlante: Hay !!, me quiero morir de tanta felicidad ( por la alegría) . Genio: Concedido.






Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED