HUMOR

Tacaños





Un hombre fue a una barbería y le preguntó al dueño:
¿Cuánto cuesta la rasurada?
El barbero contesta:
Cuesta dos pesos y el corte de pelo cinco pesos.
Y el hombre responde:
Entonces, rasúreme la cabeza.




Un hombre tacaño fue a una iglesia y le dijo a Dios:
Por favor Dios mío mira que faltan tres meses para que me case y no tengo dinero por favor haz que me saque la lotería, y así pasó el tiempo y cuando faltaban dos meses para su boda vuelve a ir el hombre a la iglesia y le dice a Dios:
Por favor Dios mío mira que sólo me quedan dos meses para casarme haz por favor que me saque la lotería.
Así pasó el tiempo hasta que quedaba un solo mes y va el hombre de vuelta a la iglesia y le dice a Dios:
Por favor Dios mío mira ya sólo me queda un mes para casarme haz que me saque la lotería, en eso se habré el cielo y se escucha una voz que le dice:
¡Primero compra el boleto!




Un padre le dice a su hijo:
Hijo, anda, pídele azúcar a la vecina.
Entonces, el niño va, y vuelve y le dice a su papá:
Papá, la vecina no quiere prestarnos azúcar.
Entonces, el papá le dice:
¡Que tacaña, esa vieja! No importa hijito, saca la nuestra mejor.










Había una vez un hombre tan, pero tan tacaño, que un día fue a un bar a tomarse un trago, el muchacho del bar le sirvió el trago y de repente aparece una mosca. El hombre muy preocupado porque la mosca podía caer a su vaso, da unos manotazos, y justo le pega a la pobre mosca la que cae en el vaso, entonces, el hombre la toma de sus dos alitas y le dice: ¡Escupe lo que tragaste, escupe lo que tragaste!




Este era un hombre tan tacaño, tan tacaño, que soñó que se tomaba un café en un restaurante y se despertó para no pagarlo.







Más chistes de Tacaños Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED