"; Los mejores chistes de Aviones

HUMOR

Aviones




En una avioneta iban tres parejas, en eso sale el piloto y les dice: Amigos, el motor izquierdo está en fuego, y la avioneta no puede con la carga de tres parejas y una pareja tiene que tirarse.
Pero lo vamos a decidir sin discriminación. Yo les voy a hacer una pregunta a cada pareja y la que conteste bien se queda.
Se acerca la primera pareja y les pregunta:
¿Cuánto es 5x5?
Y ellos dicen 25.
¡Muy bien!
Se acerca la segunda pareja y les pregunta:
¿Cuántos meses hay en un año?
Y ellos dicen 12.
¡Muy bien!
Se acerca la tercera pareja y les pregunta:
En el año 1998 el huracán Mitch mató mucha gente en Honduras.
¿Díganme el nombre de cada persona y su número de identidad?




Estaban volando en un avión comercial, un cura, un cantante, un hippie y un político. De repente el avión comienza a caer en picada, la azafata les indica que sólo existen 3 paracaídas para los pasajeros. Entonces deciden quién se quedará en el avión:
El político dice:
Yo saltaré, sin mí el pueblo quedaría como inválido, sin nadie quien lo dirija.
Entonces toma el paracaídas y salta.
El cantante dice:
Yo tengo que saltar, el mundo necesita mi música, la alegría de mis letras.
Entonces salta.
Cuando de repente el cura ve otros dos paracaídas le dice al hippie: ¡Milagro! ¡Milagro, quedan dos paracaídas!
El hippie le responde:
No padre, es que uno saltó con mi mochila.




En las cercanías del aeropuerto el Capitán dice:
¡Aquí AIH346 a torre de control!, solicito permiso de aterrizaje. Aquí torre de control, AIH346 proceda por pista 23N.
En la cabina el Capitán dice:
¡Demonios!, siempre hemos aterrizado en la 14W, ¿Dónde está la 23N? Y el copiloto responde:
Ahí la tienes, que corta que es.
¡Corcholis!, dice el Capitán, pero que corta es. Iniciando aproximación. Invirtiendo motor uno, dos. Invirtiendo todos los motores, freno
aerodinámico al máximo, bloqueo ruedas.
El Avión toca pista y para justo al final. El Capitán vuelve a decir: ¡Rayos!, que corta que era.
A lo que el copiloto contesta:
Corta, cortísima, pero mira, ¡Que annnncha que era!










Buen día señores pasajeros, su comandante, en este exacto momento estamos a 9000 metros de altura y sobrevolando la ciudad de... OOOHHH DIOS MIOO!!! Los pasajeros escuchan un grito pavoroso, seguido de un ruido infernal... - ¡¡¡NOOOOOO!!!
- ¡¡¡Splitctct, splocfff, flackk k, bruuuuuuuooooooommmmmmm!!!
Y luego un silencio que se hace eterno....
Segundos después, el comandante vuelve a tomar el micrófono y riendo se disculpa:
Disculpen, señores pasajeros, tiré mi bandeja y mi taza de café se me cayó encima. No quieran saber cómo quedó la parte de adelante de mis
pantalones...
Y uno de los pasajeros grita:
- ¡¡¡Maldito... Tendrías que ver cómo quedó la parte de atrás de los míos!!!...




Un lorito que viajaba en un avión, en primera clase, llama a la azafata: - A ver, mugrienta... vení a atenderme.
- ¿Qué desea, Señor Loro? - responde ésta.
- Tráeme un whisky, guacha.
- Si Señor Loro, en un instante se lo traigo.
El señor que estaba sentado al lado del lorito aprovecha cuando se acerca la azafata a traerle el whisky, y le dice:
- Señorita ¿Y a mí podría traerme un café?
- Cuando tenga tiempo se lo traigo - Le responde la azafata de mala gana. Media hora más tarde, el lorito vuelve a dirigirse a la azafata:
- A ver, hedionda, tráeme otro whiscacho.
- Sí Señor Loro, de inmediato se lo traigo.
- A mi tráigame por favor el café que le pedí hace media hora, señorita - Insiste el hombre.
- Usted espere, y no me apure señor - responde la azafata malhumorada. Media hora más tarde, el lorito vuelve a dirigirse a la azafata:
- Floja, tráeme otro whiscacho.
- Sí Señor Loro, de inmediato - musita la azafata.
- ¿Y mi café, señorita? - pregunta ya un poco enojado el hombre.
- Usted espere, señor ¿No ve que estoy muy ocupada?
Entonces el hombre, no soporta más, y le dice al loro:
- Oiga ¿Cómo hace para que lo atiendan tan bien, que le traigan tres whiskies, y yo no consigo que me traigan un miserable café?
- Muy simple señor - responde el loro - Yo se lo pido con firmeza, la trato mal, para que vea quien es el que manda, y quien el que obedece. - ¡Ah, voy a probar con su método, a ver si funciona!
Y dicho esto, comienza a gritar:
- ¡A ver, azafata inmunda, si me traes el maldito café que te pedí hace como una hora, floja reventada!
Ante esto se acerca muy enojado el comisario de a bordo, los agarra del cogote al señor y al lorito, y los tira del avión.
Cuando los dos van cayendo, el loro le dice al hombre:
- ¡Hay que ser muy macho para ofender a la azafata y no saber volar !



Más chistes de Aviones Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED