HUMOR

Doctores





Iba por la carretera un señor y su sobrino, de pronto pasa un burrito y al esquivarlo se estrella contra un árbol. El señor y su sobrino son llevados en ambulancia a la clínica más cercana.
Luego de tres días se despierta el señor y lo primero que dice es: Dígame la verdad doctor, ¿cómo está mi sobrino?
Lamentamos informarle que nunca más podrá tocarle las orejitas a su sobrino.
¡Oh no! ¿Perdió las dos orejas, doctor?
No, usted perdió los dos brazos.




Doctor, ayúdeme, tengo delirios, me creo perro.
Aja, ¿Y desde cuándo es eso?
Creo que desde cachorro.




El médico le dice a su paciente en tono muy enérgico:
Ya sabe señor, por los próximos meses nada de fumar, beber, nada de salir con mujeres todos los Sábados e ir a comer a esos restaurantes caros, nada de viajes ni de vacaciones.
¿Hasta que me recupere doctor?
¡No! ¡Hasta que me pague todo lo que me debe!











Doctor, doctor, estoy nervioso, es la primera operación de mi vida. Tranquilícese, que este es mi primer empleo como cirujano.




Una monja que tenía hipo, va al médico y le dice al doctor:
Oiga doctor, tengo un hipo que no se me va.
Empieza el doctor a analizarla y le dice:
Usted está embarazada.
Se va la monja al convento y lo cuenta. Al día siguiente va la madre superiora y le dice al doctor:
Pero, ¿Cómo le ha dicho eso a la monja?
Y le dice el doctor:
Si era para darle un susto, para quitarle el hipo.
Y dice la monja:
¡Pues el que se ha dado un susto es el obispo, que se ha tirado desde la torre!







Más chistes de Doctores Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED