HUMOR

Chistes Cortos


Había una vez un señor tan, pero tan feo, que un día chupó un limón, y el limón hizo gestos.




¿Cómo suena el timbre de la casa blanca?
-Clin-ton...




Era una mujer tan pequeñita, tan pequeñita, que en vez de dar a luz daba chispita.











Era un hombre tan, pero tan flaco, que no tenía ni dedo gordo.




Era un tipo tan feo, tan feo, tan feo, que cuando nació vino la cigüeña dos veces:
La primera para dejarle, y la segunda para disculparse.







Más chistes de Chistes Cortos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED