HUMOR

Doctores


Doctor, ayúdeme, tengo delirios, me creo perro.
Aja, ¿Y desde cuándo es eso?
Creo que desde cachorro.




Doctor, doctor, no puedo pronunciar correctamente la palabra "sapato". Bueno, no la pronuncia usted tan mal...
No, doctor, escuche atentamente: SA-PA-TO.
Un ligero seseo, no es para tanto...
No lo entiende usted doctor, escuche: Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, SAPATO.




Se encuentra el paciente tendido en la cama, en la misma pieza se encuentra su médico, abogado, esposa, y sus hijos. Todos ellos esperando el suspiro final, cuando de repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:
Asesinos, ladrones, mal agradecidos, y sinvergüenzas, y se vuelve acostar. El doctor un poco confundido dice:
Yo creo que está mejorando.
¿Por qué lo dice doctor?, pregunta la esposa.
Porque nos ha reconocido a todos.











En la sala donde los estudiantes de medicina hacen prácticas, llega un hombre con un ataque al corazón:
Mi corazón, mi corazón.
Tranquilo hombre, le dice el estudiante, que enseguida viene un médico y le atiende.
En eso llega uno de primero y pregunta:
¿Es éste el del corazón?
Sí doctor, sí.
Saca dos agujas y chass chass, se las clava en los ojos, a lo que el estudiante dice:
Pero oiga, que era el corazón lo que le dolía.
Ojos que no ven...




Doctor, doctor, tengo tendencias suicidas, ¿Qué hago?
¡Págueme por adelantado!







Más chistes de Doctores Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED