HUMOR

Doctores


Un señor salía tristemente del hospital cuando lo asaltan y el ladrón le dice:
¡El dinero o la vida!
¡Ah! ¿tú también eres doctor?




Un señor que tenía un ojo de vidrio se lo traga de manera accidental y es llevado enseguida al gastroenterólogo. Al ser examinado a través del recto el doctor exclama:
¡Tengo 40 años viendo tripas y esta es la primera vez que una tripa se me queda viendo a mí!




Llega una muchacha a la clínica del doctor, y el doctor le dice:
Desvístase por favor, para poder examinarla.
La muchacha rápidamente le contesta:
Yo no soy la enferma doctor, la enferma es mi mamá.
El doctor desanimado le dice:
En ese caso, señora saque la lengua para examinarla.











En la sala donde los estudiantes de medicina hacen prácticas, llega un hombre con un ataque al corazón:
Mi corazón, mi corazón.
Tranquilo hombre, le dice el estudiante, que enseguida viene un médico y le atiende.
En eso llega uno de primero y pregunta:
¿Es éste el del corazón?
Sí doctor, sí.
Saca dos agujas y chass chass, se las clava en los ojos, a lo que el estudiante dice:
Pero oiga, que era el corazón lo que le dolía.
Ojos que no ven...




¿Doctor, doctor, el pelo se me esta cayendo, me puede dar algo para conservarlo?
Sí, claro, aquí tiene una caja de zapatos.







Más chistes de Doctores Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED