"; Los mejores chistes de Exageraciones

HUMOR

Exageraciones


Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
- Dios, ¿Cuánto es para ti mil años?
Y Dios le contesta:
- Un segundo.
- ¿Y un millón de pesos?.
Y Dios le contesta:
- Un centavo.
Entonces el codicioso le dice: ¿Me das un un centavo?.
A lo que Dios le contesta:
- Espérate un segundo.




Era un hombre con la cabeza tan pequeña, que no le cabía la menor duda.



Era un hombre tan pero tan feo, que asustaba hasta los ciegos.










Era una señora tan gorda, pero tan gorda, pero tan gorda, que cuando se caía de la cama, se caía para los dos lados.




Era un tipo tan gordo, tan gordo, que era más fácil brincarlo que darle la vuelta.
Era un tipo tan feo, pero tan feo, que cuando comía limón, el limón hacia caras.
Era un tipo tan enano, pero tan enano, que cuando se sentaba en el suelo le colgaban los pies.






Más chistes de Exageraciones Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED