HUMOR

Locos


En un manicomio, dos locos conversan. Uno dice:
Yo soy el rey, hoy mismo me lo dijo Dios.
El otro, muy sorprendido, contesta:
¡Pero si yo no te dije nada!




Llega un hombre al manicomio y el loquero le advierte que hay un loco asesino que se cree general de la revolución, así que el visitante empieza a buscar al loco, y de repente de la nada sale el loco con un machetote gigantesco y empieza a correr detrás de su victima, entonces el visitante empieza a gritar:
¡Loquero! ¡Loquero!
Y el loco le grita:
¡Pos, aunque me quera lo mato!




Dos locos están en un manicomio y le dice uno al otro:
-Mira, si tú me traes cien tablas y mil puntillas te hago un barco. Y el otro le contesta:
-Y si tú me traes a tu hermana, yo te hago la tripulación.











Dos enajenados mentales se escapan del manicomio y andando por el campo se encuentran una escopeta, uno le pregunta al otro:
¿Para qué sirve ese artefacto?
El otro le contesta que no tiene ni idea.
El primero se pone a mirar por el cañón y el otro aprieta el gatillo, ¡Boooooon!
Le dice el que apretó el gatillo al otro:
¡No me mires con esa cara que yo también me asusté!




Iba entrando un doctor a un manicomio y en el patio observó una fila de locos cerca de un poste, el doctor observó al que iba subiendo que una vez arriba del poste dijo:
"Muy cierto" y se bajó. Luego subió otro y dijo: "Así es" y bajó. Al salir, el doctor volvió a ver una larga fila cerca del poste, y se preguntó que habría al final del poste. A la medianoche cuando los locos dormían, subió al poste para ver por qué todos los locos subían una y otra vez. Al llegar arriba se percató de una nota que decía: "Aquí se terminó el poste".







Más chistes de Locos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED