"; Los mejores chistes de Mujeres

HUMOR

Mujeres


Cuando al principio Sabastián notó que su pene estaba creciendo y permanecía erecto más tiempo, estaba encantado, al igual que su esposa.
Pero luego de varias semanas, su pene había crecido hasta cerca de cincuenta centímetros. Sebastián estaba muy preocupado. Tenía problemas para vestirse y aún para caminar. Por lo que él y su esposa fueron a ver a un prominente urólogo.
Luego de un examen inicial, el doctor le explicó a la pareja que, aunque extraño el problema de Sebastián podría solucionarse con cirugía correctiva.
- "Cuánto tiempo estará con muletas":- preguntó ansiosa su mujer.
- ¿Muletas? ¿Para qué precisaría muletas? :- respondió sorprendido el doctor.
- Buen dijo la mujer fríamente, "me imagino que va a alargarle las piernas, ¿no?





Era una mujer tan fea que cuando apagaba la luz del velador para dormir, al rato venía el cuco y la prendía.






En la orilla de la carretera, el policía ve venir un coche que avanza a velocidad de peatón. Se sube en su patrulla y va en pos del infractor.

Cuando se acerca ve que hay cinco ancianas dentro, con los ojos bien abiertos y pálidas como fantasmas. La señora que va al volante, visiblemente confundida, le reprocha al agente:

"Oficial, no lo entiendo. Yo iba conduciendo exactamente a la velocidad permitida".

"Caramba, señora, conducir a una velocidad mucho más baja que el límite también puede ser peligroso".

"¡Pero, oficial, yo iba exactamente a la velocidad permitida: 22 kilómetros por hora!"

Tratando de contener la risa, el policía le explica que 22 no es el límite de velocidad sino el número de la carretera.
Un poco avergonzada, la dama sonríe y le agradece al policía haberla sacado de su error.

"Pero antes de dejarla ir, señora, dígame si todas están bien. Sus compañeras parecen estar muy asustadas y no han dicho palabra".

Restándole importancia al hecho, de inmediato, la señora responde:

"No se preocupe, pronto estarán bien: ¡Es que acabamos de salir de la carretera 190!"









Va una mujer al doctor y le dice:
* Doctor, deme algo para que mi marido se ponga como un toro.
Y el Doctor le responde:
* Bueno, bajese el calzon y empecemos por los cuernos.



Una senora de unos 50 anos de edad que visitaba una exposicion de pintura contemplaba cada cuadro con admiracion, hasta que al llegar a uno de ellos pregunto indignada:
¿Y a esto le llaman arte?
Y le contesta un edecán del lugar.
No senora, a eso le llaman espejo.





Más chistes de Mujeres Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED