HUMOR

Mujeres


Una famosa modelo toma un avión a Nueva York con un pasaje en clase turista. Cuando llega al avión busca su asiento y de repente se encuentra con los asientos de primera clase. Viendo que estos son mucho mas grandes y confortables decide sentarse en el primer asiento vacío que ve. La azafata chequea su ticket y le dice a la chica que su asiento es de clase turista. La modelo responde:
- Soy modelo y famosa y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York. Frustrada la azafata va a la cabina y le informa al capitán del problema. El capitán va a hablar con la modelo y le confirma que su asiento es de clase turista. Ella responde:
- Soy modelo y famosa y voy a sentarme aquí hasta llegar a Nueva York. El capitán no quiere causar problemas con lo que se retira a la cabina para comentarle el problema al copiloto. El copiloto le dice que como tiene una novia modelo y famosa sabe como manejarlas y el se hará cargo del problema. Con lo que va a ver a la modelo y le susurra algo al oído. Ella inmediatamente se levanta, dice muchísimas gracias y se va a sentar a su asiento de clase turista. El piloto y la azafata, quienes estaban observando alucinados la escena, corren a preguntarle al copiloto que le había dicho a la chica para convencerla. El copiloto les dice:
- Simplemente le informe que los asientos de primera clase no van a Nueva York.




Dos mujeres están conversando y una le dice a la otra.
¿Y tú, no estabas enferma?
¿Por qué?
Porque yo vi salir ayer a un médico de tu casa.
Eso no es nada.
¿Por qué?
Porque yo vi salir un general de la tuya, y no estamos en guerra.




Van cuatro mujeres en un coche, ¿quién conduce?
La Grua.











Dos amigas:
- Tengo que tener mucho cuidado con quedar embarazada
- Pero si tu marido se ha hecho la vasectomia
- Por eso mismo




Llevan a Emily de emergencia al hospital pues ha sufrido un paro cardíaco. La llevan de inmediato al quirófano, y en medio de la operación, Emily tiene una experiencia de ultratumba. Se ve así misma caminando por el famoso túnel y al final esta Dios esperándola. Al verlo Emily le dice: Dios mío, te agradezco la vida que me diste, a pesar de que muero a los 62, no tengo de que quejarme.
Dios le contesta:
Emily, aún te quedan 40 años de vida, disfrútalos.
Al oír esto Emily despierta en su cuarto de hospital. Allí decide que si va a vivir 40 años más, pues se los disfrutará. Se hace una cirugía plástica, se pone implantes de silicona, se hace liposucción, en fin queda como una joven de 20. Al fin es dada de alta del hospital y al salir, viene una ambulancia y la mata.
Llega Emily de nuevo frente a Dios y le dice:
Señor, me dijiste que viviría 40 años más.
A lo que Dios le contestó:
Ay, perdóname Emily, fue que no te reconocí.







Más chistes de Mujeres Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED