HUMOR

Niños


Llega una niña con su mamá y le pregunta:
Mamá, mamá, tú cuando besas a mi papá, ¿le das las gracias?
No hija, ¿por qué?
Ay mamá, ¿dónde está tu educación sexual?




Había una niña que tenía sólo tres pelos, entonces iba para la escuela y le dijo a la mamá:
Mamá, hazme una trenza.
La mamá le empezó a hacer la trenza y se le cayó un pelo, entonces dice la niña:
Bueno mami, péiname de dos colitas.
Le está haciendo dos colitas y se le cae otro pelo.
Entonces dice la niña:
No te preocupes mamá entonces voy de pelo suelto.




Dos comadres se encuentran en el mercado y le dice una a la otra: Ay, comadre no sé que hacer con mi hijo, es muy, pero muy tonto, yo creo que es el más tonto de los niños.
A lo que la comadre responde:
No, no, no, mi hijo debe ser más tonto, seguro le gana al suyo.
No, no, no, mire nada mas, en eso la primera comadre llama a Pablito su hijo y le dice:
Mira Pablito, ve a la casa y me buscas a ver si estoy.
El niño partió, en el momento la segunda comadre le dice:
Ay, eso no es nada mire esto:
En eso llama a su hijo Rodriguito, y le dice:
Mira Rodriguito, toma $10.00 y ve a comprar una televisión a color, y se va.
Luego, en el camino se encuentran los niños y le dice uno al otro. Híjole mano, mi mamá es re-tonta muy pero muy tonta.
A lo que el otro responde:
No mano, mi mamá seguro que es mucho más tonta que la tuya.
No puede ser.
Oye esto, me mandó a la casa a ver si estaba y ni siquiera me dio las llaves para entrar.
Y el otro le contesta:
Pues eso no es nada, la mía me dio $10.00 para comprar una televisión a color, y no me dijo de que color la quería.











En una bodega llega un niño y le pregunta al bodeguero:
Señor, ¿Tiene café?
El señor le responde que sí.
El niño responde:
Entonces, deme un kilo de espaguetis.
Al otro día regresa el niño y pregunta:
¿Tiene azúcar?
El señor responde que sí.
Entonces, deme una lata de atún.
Y todos los días era el mismo cuento, venía el chico, preguntaba por una cosa y llevaba otra.
Hasta que un día el bodeguero se enojó y le dijo:
No le pienso vender más a usted ni a su familia, el niño va a su casa y le cuenta a su papá lo que el señor le dijo, y el papá todo preocupado se dirige a la bodega.
Señor, ¿Qué es lo que pasa?
Y el bodeguero le contó el caso, el papá dice:
Tiene usted toda la razón, ese hijo mío que no se compone, pero no se preocupe ahora mismo voy a la casa me quito el zapato y le doy con la correa.




La maestra les dice a los alumnos:
Niños, siéntense en silencio.
Y Silencio murió aplastado.







Más chistes de Niños Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED