HUMOR

Otros...


Estos eran tres hombres que se fueron al cielo. Ahí, los premiaban con un auto según su menor grado de infidelidad con su pareja. Juan, le había sido infiel veinte veces a su esposa. Cuando llegó, San Pedro le dijo:
-Tu le fuiste veinte veces infiel a tu pareja, tu recompensa es una citrola.
Juan se fue descontento, pero se resignó.
Luego, llega Diego y San Pedro le dice:
-Tu le fuiste 10 veces infiel a tu mujer; Te llevas un Fiat un poco usado, pero en buenas condiciones.
Diego se fue satisfecho con su Fiat.
Después llega Roberto y San Pedro le dice:
-Tu nunca le fuiste infiel a tu pareja, por lo tanto, te llevas un Porche 0 Km., con radio con cd y cassette y todo equipado.
Roberto se fue feliz con su auto, pero de repente Juan y Diego lo encuentran en un semáforo celestial y él estaba llorando:
-¿Qué te pasa amigo? ¿Por qué lloras? si tienes ¡el medio autito! Yo estaría feliz- le dijo Diego
Y Roberto le respondió llorando:
Lo que pasa es que acabo de ver a mi mujer pasar en un scooter.




¡Viva el otoño!
Adán.
El que rie último, no entendió el chiste.
Mi vida está llena de aspiraciones.
Un asmático.
No al paro.
Un cardiaco.
Levantaré a los caídos y oprimiré a los grandes.
El sosten.




Un hombre llega a una cafetería, se acerca a la barra y le pregunta al dependiente:
¿Tiene café frío?
El dependiente le responde:
¡No, no tenemos!
Bueno, deme uno caliente entonces.
Al siguiente día, el mismo hombre vuelve a la cafetería y pregunta: ¿Tiene café frío?
Recibió la misma respuesta negativa.
Así estuvo haciendo la misma pregunta y siempre la respuesta era la misma. Cierto día, el dependiente de la cafetería recordó a su ingenioso cliente y se dijo: No tarda en llegar aquel hombre pidiendo café frío así que se lo voy a tener listo para cuando él llegue. Al rato, el cliente vuelve a entrar y como de costumbre le pregunta:
¿Tiene café frío?
El dependiente con cierta sonrisa de satisfacción le dice:
Sí tenemos.
El cliente responde:
¿Me lo puede calentar, por favor?











En un estadio se está celebrando la final del concurso mundial de padres. El estadio está abarrotado, más de 100.000 personas. El arbitro presenta al primer finalista:
El primer finalista es Mariano con 1.000 hijos en toda su vida. Y todo el público le aplaude y le anima.
¡Bien, bien, bravo!
Continúa el arbitro:
El segundo finalista es Patricio, con 2.000 hijos en toda su vida. Y todo el público:
¡Bravo, bravo, viva!
Y por fin, dice el arbitro:
El último finalista es Juan, y todo el público:
¡Papi, papi!




Una estudiante entra a la oficina de su maestro antes chequeando si no había nadie en el pasillo, y cierra la puerta.
Profesor, yo haría cualquier cosa por pasar esta clase.
El maestro levanta la mirada desde su escritorio y la queda mirando. Ella se le acerca seductivamente y le dice:
Quiero decir, que haría cualquier cosa...
El le pregunta:
¿Cualquier cosa?
¡Cualquier cosa!
¿Cualquier cosa?
Ella se le acerca más y contesta de nuevo:
¡Cualquier cosa!
El acerca su rostro al de ella, y le susurra en el oído:
Podrías, ¿Estudiar?







Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED