"; Los mejores chistes de Otros...

HUMOR

Otros...


Era una vez un niño tan cabezón, pero tan cabezón que la mamá le mandaba a realizar las compras para el mes y le decía:
Mijo, las guardas en tu gorra.
¿Qué le dijo un pato a otro pato cuando estaban haciendo una carrera? Estamos empatados.
¿Cuál es el animal que después de muerto aún sigue dando vueltas? El pollo asado.
Una vez, un soldado con su capitán estaban resguardando la base militar de los aviones enemigos, y el capitán le pregunta:
Soldado, los aviones que se divisan por el norte, ¿Son amigos o enemigos? El soldado le dice:
¡Amigos, porque vienen juntos, mi capitán!




En cierta ocasión, en un zoológico un hombre le pregunta a un guía de turistas:
Perdón joven, ¿Me podría decir dónde queda la jaula de los changos? Y el guía le contesta:
Sino se sabe regresar, ¿Para qué se sale?




La maestra dijo:
Siéntense en silencio.
Y Silencio murió aplastado.










Un granjero demandó a una empresa de buses por las lesiones que sufrió en un accidente. En el juicio, el abogado de la empresa le pregunta: ¿Acaso no le dijo usted 'estoy muy bien' al policía que lo auxilió? Déjeme explicarle lo que pasó, yo llevaba a mi yegua en el platón de la camioneta...
¡No le pedí detalles, limítese a responder la pregunta! ¿Le dijo usted, sí o no, que estaba muy bien al policía que le ayudó?
Como le venía diciendo, llevaba a mi yegua en el platón de la camioneta y de pronto apareció un bus de su empresa...
¡Señor juez, estoy tratando de demostrar que esta persona le dijo que estaba muy bien a un policía, inmediatamente después del accidente!, ahora después de varias semanas, él demanda a mi cliente y eso se llama fraude. ¡Por favor, dígale que responda la pregunta!
El juez le explica al abogado que está interesado en escuchar la historia del granjero y le pide a éste que continúe.
Pues yo llevaba a mi yegua en el platón de la camioneta y de pronto, en un cruce, me topé con un bus que se comió la señal de pare y me estrelló de lado. Yo quedé paralizado por el golpe y la impresión, pero escuchaba que mi yegua gemía como loca, presa del dolor. Unos minutos después, llegó la patrulla de policía y un agente se bajó alarmado por los gemidos de mi yegua. El policía la examinó y finalmente sacó su arma y le pegó un tiro en medio de los ojos. Luego, vino hasta mí y me dijo, "su yegua estaba muy mal y tuve que pegarle un tiro para que no sufriera", ¿Usted cómo se siente?




Cuando pasé por tu ventana me tiraste una flor, pero la próxima vez sin maceta, por favor.






Más chistes de Otros... Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED