HUMOR

Animales


Había una vez un perro tan obediente, tan obediente, que su amo le dijo: ¡Al ataque!
Y que le da un infarto.




¿Cómo le habla una chinche a otra chinche?
Con chincheridad.




Estaba el Rey León todo borracho caminando por la selva, toma entre sus patas al conejo, lo levanta por las orejas, lo acerca amenazadoramente a sus ojos y le pregunta:
Conejo, ¿Quién es el Rey de la Selva?
¡Tú León, sólo tú!, responde el conejo asustado.
El León lo suelta y hace lo mismo con la tortuga, el jabalí, el búho, y se encuentra al elefante, lo toma por la trompa y le pregunta:
Elefante, ¿Quién es el Rey de la Selva?
A lo que el elefante lo enrolla en su trompa y lo golpea repetidas veces contra el piso, y los árboles cercanos, y lo lanza contra un muro de piedra.
Se levanta el León todo moreteado y dice:
¡Pero bueno, vale, si no sabes no te pongas bravo!











¿Ustedes saben cual es el pez que hace shshshshshsh?
El pescado frito.




Era una señora que tenía demasiados puercos y no sabía qué hacer con tantos. Un día le dijo a su hijo que tenía que deshacerse de ellos. El hijo se pregunta:
¿Cómo lo haré? ¡Ah, ya sé, a cada persona que pase le aventaré un puerco! En eso que va pasando una viejita, y sas que le avienta uno. Después pasó un joven, y sas que le avienta otro; en eso va pasando un borracho, y sas que le avienta otro. Entonces el borracho le grita:
¡Por qué no me avienta a su madre!
¡Y sas, que le avientan a la puerca!







Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED