HUMOR

Jaimito


Una vez la mamá de Jaimito le dijo:
Ve a la carnicería y cómprame 1 kilo de cochino.
Y Jaimito fue directamente.
Mientras él estaba esperando que el carnicero terminara con el otro cliente, Jaimito se metió el dedo en la nariz, cuando lo vio el carnicero le dijo:
¡Cochino!
Y Jaimito le contestó:
¡1 kilo!




Estaba Jaimito portándose mal como de costumbre y la mamá le dice: Jaimito, pórtate bien o te voy a meter al cuarto de Satán.
Jaimito continuó portándose mal y la mamá lo metió al cuarto de Satán. A los 5 minutos se escuchan patadas, golpes, se quiebra un vidrio... La mamá de Jaimito va a ver que pasa, y en eso sale Satán llorando y dice: Señora, dígale a Jaimito que me devuelva mi tenedor.




Jaimito entra a un negocio y dice:
Un par de anteojos, por favor.
Y el vendedor le dice:
¿Para el sol?
Jaimito responde:
¡No, para mí!











A ver Jaimito, escribe una composición del tema que quieras.
Señorita, es que yo no tener lápiz.
No Jaimito, se dice, yo no tengo lápiz, tú no tienes lápiz, él no tiene lápices, nosotros no tenemos lápices, vosotros no tenéis lápices y ellos no tienen lápices, ¿vale?
Ahhh, y, ¿qué ha pasado con los lápices?




Esto es una clase en la que la profesora dice que van a estudiar las onomatopeyas. Entonces, la profesora dice:
Tu Juanito, dime una frase con una onomatopeya.
Juanito dice:
Llegué a casa y el gato me dijo miau, miau.
Muy bien, dice la profesora.
Ahora tu Alfonso.
Fui al pantano y la rana dijo croac, croac.
Muy bien, ahora tu Jaimito.
Iba por un callejón me encontré a un camión de frente y dije:
¡Oh, no m'atopella!







Más chistes de Jaimito Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED