HUMOR

Jaimito


Un día de clase normal le pregunta la profesora a Jaimito:
- Jaimito me vas a decir cuantas neuronas tiene una persona.
Jaimito responde:
- Cincuenta.
-No Jaimito una cifra más alta.
- Cien.
-No Jaimito, dime una más alta todavía.
-Doscientas.
- !Jaimito dime una barbaridad¡
- ! Estupida ¡




Estaba Jaimito en la escuela, y la maestra siempre acostumbraba a preguntarles a sus alumnos en qué iban a la escuela:
Pablito, dime, ¿En qué viniste a la escuela?
Mi papá me trajo en su Ferrari, maestra.
¿Y tú, Carlitos?
Mi mamá me dejó en su Jetta, maestra.
¿Y tú, Jaimito?
En mi bicicleta, maestra.
Y todo los días era lo mismo, y cada vez que Jaimito decía que iba en su bicicleta, todos los niños se burlaban de él.
Un día llega Jaimito a la casa y le dice a su mamá:
Mamá, mamá, yo no quiero ir más a la escuela, porque cada vez que la maestra nos pregunta en qué fuimos, yo digo en mi bicicleta y todos los niños se burlan de mí.
Pero no seas tonto, Jaimito, ¿Por qué no dices que fuiste en un Mercedes? Al otro día la maestra hace las mismas preguntas, y cuando llega el turno de Jaimito,
¿En qué viniste a la escuela?
En un Mercedes, maestra.
¿Y por qué llegaste tan tarde?
Pues, porque se me salía la cadena a cada rato, maestra.




La profesora le pregunta a Juanito:
Dime, ¿qué te da más miedo?
Y él responde:
La patasola.
Y ella le dice:
Pero si no existe.
Entonces, le pregunta a Carlitos y éste dice:
El jinete sin cabeza.
Y ella dice:
Pero ese tampoco existe.
Entonces, le pregunta a Jaimito:
El malamen.
Y la profesora le pregunta:
¿Dónde has oído eso?
Y él le responde:
Pues a mi mamá, todas las noches cuando termino de rezar siempre decimos, "Y líbranos de todo mal amén.











Jaimito estaba andando en bicicleta cuando pasa por frente de la iglesia, en eso lo alcanza a ver el cura del barrio y le dice:
Ven Jaimito, hace mucho que no vienes a la iglesia, vamos a rezar un "Padre Nuestro".
Jaimito con cara de preocupación le contesta:
No padre, no puedo, me van a robar la bicicleta.
El padre lo toma de la mano y le dice:
Pasa hijo, el Espíritu Santo te cuida la bicicleta.
Una vez terminado el "Padre Nuestro", Jaimito dice:
En el nombre del Padre, del Hijo, amén.
El cura lo mira y le dice:
No Jaimito, ¿ya te has olvidado de orar?, a ver, repítelo de nuevo. En el nombre del Padre, del Hijo, amen.
Nooooo, dice desesperado el cura al ver que Jaimito insistía con lo mismo. Dices en el nombre del padre, del Hijo, Amén, ¿y el Espiritu Santo? A lo que Jaimito lo mira intrigado y responde:
¿Ya se olvidó que me está cuidando la bicicleta?




A ver Jaimito, escribe una composición del tema que quieras.
Señorita, es que yo no tener lápiz.
No Jaimito, se dice, yo no tengo lápiz, tú no tienes lápiz, él no tiene lápices, nosotros no tenemos lápices, vosotros no tenéis lápices y ellos no tienen lápices, ¿vale?
Ahhh, y, ¿qué ha pasado con los lápices?







Más chistes de Jaimito Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED