Chistes de:
Abogados
Actos
Adivinanzas
Amigos
Animales
Atlantes
Autos
Aviones
Bares
Bebés
Bill Gates
Borrachos
Campesinos
Caníbales
Caperucita Roja
Chicos
Chinos
Chistes Cortos
Científicos
Circos
Colmos
Comidas
Computación
Cornudos
Crueles
Cura
Cuál es...
Cómo...?
Dentistas
Deportes
Dios
Doctores
Drácula
Elefantes
Empresarios
En qué se parecen?
Enanos
Enfermedades
Era una vez
Estudiantes
Exageraciones
Farmacias
Feministas
Frases Famosas
Frases Graciosas
Funerales
Gallegos
Genios
Graffiti
Había una vez...
Hombres
Incompetencia
Indios
Infierno
Jaimito
Jefes
Ladrones
Lesbianas
Locos
Machistas
Madres
Mamá-Papá
Marinos
Matrimonios
Medicos
Militares
Mujeres
Nacionalidades
Negocios
Nerd
Nerds
Niños
No es lo mismo
Novios
Obreros
Otros...
Papá Papá
Pepito
Policías
Política
Por que?
Por qué?
Preguntas
Presos
Profesionales
Profesiones
Profesores
Qué es...
Qué le dice...
Religiosos
Restaurantes
Rubias
Solteronas
Suegras
Superman
Tacaños
Tarzan
Teléfonos
Tontos
Una Línea
Vampiros
Varios
Vecinos
Vendedores
Viejitos
Viejos


Secciones:
Cuentos Graciosos
Reflexiones
Nerds
Jokes (en inglés)
Horóscopo
Horóscopo Chino
Astrología Celta
Astrología Maya


Links de Amigos:
Acertijos
Astronomía Moderna
Astronomía Blog
...


.


Juan y su rifle nuevo.







Juan estaba emocionado con su nuevo rifle, así que se fue a cazar osos.

Se encontró con un pequeño oso de color marrón y le disparó. En ese momento sintió un golpecito sobre su hombro y se dio vuelta. Vio un gran Oso Negro, que le dijo:

-Tienes dos opciones: o te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con sexo.

Juan decidió agacharse...

Aunque se sintió dolorido por dos semanas, rápidamente se recuperó y juró venganza. Inició otro viaje para encontrar al Oso Negro y cuando por fin lo encontró, le disparó. Entonces sintió otro golpecito en el hombro. Esta vez el que estaba ahí, a su derecha, era un enorme Oso Grisáceo. Era más grande que el Oso Negro y le dijo:

-Esto te va a doler más a ti que a mí, pero tienes dos opciones: o te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con sexo.

Otra vez Juan pensó que era mejor perder su dignidad que su vida. Aunque sobrevivió, pasaron muchos meses hasta que logró recuperarse. Ultrajado, se dirigió de nuevo al bosque con una sola meta: Venganza.

Logró encontrar la pista del Oso Grisáceo, lo ubicó y le disparó. Entonces sintió un nuevo golpecito en el hombro. Giró y vio un gigantesco Oso Polar mirándolo fijo, que le dijo:

-Admítelo Juan, tú no vienes aquí a cazar...





Más Cuentos Página principal


© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar