"; Los mejores chistes de Animales

HUMOR

Animales


Era un día de fiesta en la selva, y los animales estaban reunidos divirtiéndose, cuando de repente se acabó el licor. Todos discutían quién iría a comprar más licor. Pero ninguno quería ir. Decidieron enviar a una torguita que estaba en la fiesta. Le preguntaron a la tortuguita si quería ir y ella aceptó encantada:
Está bien, yo voy.
Pasó el tiempo y los animales siguieron bailando, cuando de repente ven el reloj y ya había pasado una hora desde que habían mandado a la tortuguita, y empezaron a comentar entre ellos mismos:
Yo no sé quién inventó mandar a esa tortuga, si ella es muy lenta. Hubiera ido yo, mejor, decía otro.
Y así, todos se quejaban de la tortuga. Cuando de repente aparece la tortuguita y los escuchó murmurando y les dice:
¡Con que hablando de mí, no, ahora no voy!




Tres elefantes caminaban por el desierto uno tras otro, entonces el primer elefante dice:
Cómo me gustaría tener una trompota, una trompota de unos 10 metros. Preguntan los otros dos, ¿y para qué?
Para enterrarla, sacar agua, regar y fresco.
Al rato dice el segundo elefante:
Cómo quisiera tener unas orejotas, orejotas de 10 metros cada una. Y dicen los otros dos:
¿Y para qué?
Para agitarlas, soplar fuerte y fresco.
Al rato dice el último:
Cómo me gustaría tener unas pestañotas, pestañotas, pestañotas de unos 5 metros cada una. Preguntan los otros dos, ¿y para qué?
Y contesta:
¡No más de loca!




- ¡Papà!, ¡Papá! ¿Cuál es el animal mas viejo?.
- No se hijito, ¿Cuál es?.
- La zebra.
- ¿Por qué?.
- Porque está en blanco y negro.










El hijito camello pregunta:
Mami, ¿por qué tenemos estas patotas?
Ay, mi bebé, pues muy sencillo, son para no hundirnos en la arena del desierto.
¡Ah!, oye, ¿y por qué tenemos estas pestañotas?
Ay, chiquito mío, pues para proteger nuestros ojos del fuerte sol y de la arena del desierto.
¡Ah!, mami, mami, ¿por qué tenemos esta jorobota?
Oh, queridito, pues en la joroba acumulamos grasa y líquidos para soportar muchos días en el desierto sin agua ni comida, así podemos tener grandes jornadas de trabajo, para eso nos sirve.
¡Ah!, oye, mami, ¿y entonces, qué diablos hacemos tú y yo en un zoológico?



Está una hormiga tranquilamente viendo la televisión, cuando de pronto un elefante llega y se sienta delante de ella tapándole toda la visión. La hormiga enojada se levanta y camina rodeando al elefante, una vez enfrente de él, se sienta, voltea y le dice al elefante:
¡Andale! ¡Para que veas lo que se siente!




Más chistes de Animales Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED