HUMOR

Atlantes


Un joven llega a un hotel y le dice a la recepcionista:
Vengo por lo del anuncio.
¿Trae su acta de nacimiento?, pregunta la recepcionista.
No, dice el joven.
¿Trae su credencial?
No.
¿Trae papeles?
No.
La recepcionista molesta:
¿A qué vino entonces?
Por lo de anuncio que decía: "inútil presentarse sin papeles".




Este era un granjero que tenía una gran plantación en las llanuras de Castilla. Un día va a la plantación y ve que tiene media cosecha
destrozada por culpa de un topo. Se pasa días y noches buscando al topo que poco a poco le va destrozando la cosecha, entonces como ve que no lo puede encontrar, coge las páginas amarillas y llama a un "cazador de topos". Luego llega el cazador de topos y le dice el granjero:
Bueno, yo te pago lo que quieras, pero tú me encuentras el topo y lo matas, pero que muera sufriendo, eh!, que muera sufriendo a más no poder. El cazador de topos se prepara a lo Rambo y sale en busca del topo al cual encuentra. Vuelve a hablar con el granjero y le dice:
Ya he encontrado el topo.
¡Muy bien! Lo has hecho sufrir, ya te he dicho que quería que sufriera mucho.
Sí.
¿Qué castigo le has hecho para que sufriera?
¡El peor sufrimiento de todos, le he enterrado vivo!




¿No sé que pasa con mi correo de Hotmail?
Me sale un aviso que dice: "su clave es incorrecta", entonces yo pongo: incorrecta, y ¡no me abre!











Un atlante le dice a otro:
-Oye Manolo, pásame otro champú.
-Pero, si ahí en el baño hay uno.
-Sí hombre, ¡pero este es para cabello seco y yo ya me lo he mojado!



Un atlante le dice a otro atlante:
Oye Manolo, me compré un reloj.
¿Qué marca?
¡Pues la hora hombre!







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED