HUMOR

Atlantes


Una vez, dos atlantes caminaban por un puente que cruza un gran río, de pronto uno resbala y cae al agua, y desesperado grita a su compañero: ¡Venancio, Venancio que hago!
¡Nada Pacorro, nada!
Y Pacorro se ahogó.




Llegó un Atlante a comprar un boleto y le dice a la señorita:
¿Me da un boleto para Oaxaca?
Y la señorita se lo da. Al poco rato regresa y le dice a la señorita: Me da un boleto para Polonia, y la señorita le dice:
No, para Polonia no hay.
En eso le dice el Atlante a su compañera:
Ni modo Polonia, ¡Aquí te quedas!




Una vez un atlante que se ganó la lotería se compró un BMW, lo estaba probando y chocó muy duro. Lo llevaron a la clínica y un amigo le dijo: Pepe ¿Y cómo te pasó eso.
No, yo estaba estrenando mi carro. Metí 1 bien, 2 mejor, 3 rápido, 4 uff volando, 5 como un jet, y metí la r de rapidísimo, ¿Y no sé qué pasó?










Venancio está con su mujer y ésta le dice:
Vamos Venancio que quiero unos zapatos de cocodrilo.
Y Venancio se va con su amigo Manolo y le dice:
Manolo, que dice mi mujer que quiere unos zapatos de cocodrilo, ¿me acompañas a la selva?
Total llegan a la selva y cazan como cien, después se acerca Venancio a Manolo y le dice:
Manolo ya no más quedan 2 si ninguno de ellos tiene zapatos nos vamos.



Va un atlante caminando con un yeso en el brazo y otro atlante le pregunta:
¿Qué te pasó?
Me caí de una escalera.
Y el otro dice:
¡Que suerte que tenías el yeso!







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED