"; Los mejores chistes de Atlantes

HUMOR

Atlantes


Estaba un señor en su rancho y llega un atlante y le dice al ranchero: Si te digo cuántos borregos tienes en ese corral, ¿me regalas uno? Pues órale, le dice el ranchero.
Y el atlante le dice:
Son 28.
El ranchero se quedó asombrado y le dice:
Pues, te lo has ganado.
Cuando el atlante ya se está yendo, el ranchero le dice:
Oye, si te digo de dónde eres, ¿me devuelves el animal?
Está bien, le dice el atlante.
Eres de Atlantilandia, responde el ranchero.
El atlante queda muy asombrado y le dice:
¿Cómo supo?
Porque te estás llevando al perro.




Iba caminando un atlante por las calles de Atlantilandia, cuando de repente se encuentra una lámpara mágica. El atlante inmediatamente la limpia y aparece un genio. El genio le dice:
Te concederé un deseo, pero rápido porque tengo mucha prisa.
El atlante rápidamente dice:
Ya sé, quiero una autopista de aquí hasta los Estados Unidos.
El genio dice:
No, no puede ser, es mucho material, algo más fácil y rápido.
A lo que el atlante dice:
Tú sabes que todo el mundo dice que los atlantes somos muy tontos, bueno, quiero que a todos nos hagas más inteligentes.
A lo que el genio le dice:
¿De cuántos carriles quieres la autopista?




Había un General sentado en su silla cuando un oficial entra al cuarto y le dice:
General, se nos escapó el prisionero.
El general bien enojado y furioso le pega al escritorio con su mano y dice:
¡Cómo que se les escapó! ¡Que no les había dicho que vigilaran todas las salidas!
El oficial dice:
Sí general, es que se nos escapó por una entrada.










Este era un atlante muy preocupado porque él quería mucho a Juanita, pero era tan tonto que no sabía cómo declararle su amor.
Un día se encontró un amigo que era poeta y le contó de su angustia, y su amigo le dijo: la próxima vez que la veas dile estas palabras:
"Eres como esa rosa baturra que yo adoro sin empacho".
Pasaron unas cuantas horas y el atlante iba repitiendo el verso para que no se le olvidara, pero una vez que estuvo frente a Juanita le dice muy lleno de inspiración y nerviosismo:
"Eres como la burra que se escapó de mi rancho".




Una vez un atlante que se ganó la lotería se compró un BMW, lo estaba probando y chocó muy duro. Lo llevaron a la clínica y un amigo le dijo: Pepe ¿Y cómo te pasó eso.
No, yo estaba estrenando mi carro. Metí 1 bien, 2 mejor, 3 rápido, 4 uff volando, 5 como un jet, y metí la r de rapidísimo, ¿Y no sé qué pasó?





Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED