HUMOR

Atlantes


Un hombre va a trabajar cuando le pregunta un atlante que estaba de paseo por su ciudad:
Oiga, por favor, ¿Me podría decir que autobús tengo que tomar para ir al museo?
Sí, aquí mismo, tome el número 48.
A mediodía, nuestro hombre vuelve del trabajo para ir a comer y se encuentra al atlante que todavía está esperando en la parada del autobús. ¿Pero qué hace todavía aquí? ¿No le dije que tomara el 48?
¡Claro! Y ya han pasado cuarenta y tres autobuses.




Estaba Venancio, el atlante, leyendo el directorio telefónico. En eso Pepe, otro atlante, le pregunta:
¿Qué estás haciendo, Venancio?
¡Hombre, que estoy leyendo una novela!
¡Oye, pero que eso no es una novela, que es la guía telefónica!
¡Carajo, con razón ya se me hacían muchos los personajes!




En un edificio de 20 pisos en construcción tres trabajadores, Pedro, Juan y un atlante a la hora de la comida se reunen los tres, y Pedro dice: ¡Oh!, si mi esposa me preparó nuevamente hamburgesa y papas yo me voy a suicidar.
Entonces, el tipo abre la lonchera, encuentra hamburguesa y papas y se lanza al vacío.
Después Juan dice:
¡Mamma mía!, si mi esposa me preparó spaghetti y fabada otra vez, ¡Yo me mato!
Entonces, el tipo abre su lonchera y encuentra fabada y spaghetti y decide lanzarse al vacío.
Por último el atlante dice:
¡Que si mi esposa me preparó caldo atlante y paella juro por la gloria de mi madre que me mato!
Acto seguido, ve en su lonchera y encuentra lo dicho y se mata.
Después de lo ocurrido se encuentran las tres esposas reunidas llorando y la de Pedro dice:
¡Fue mi culpa!, él estaba harto de hamburguesa y siempre le daba eso, yo lo maté.
La señora de Juan dice:
¡Si no le hubiera dado siempre lo mismo de comer, ahorita él estaría vivo! ¡Fue mi culpa!
Y la esposa atlante dice:
¡Hombre! ¡Y yo que les puedo decir, si mi marido se preparaba el mismo su comida!











La atlante de 10 años va a pescar con su padre y vuelve con el rostro absolutamente golpeado.
La madre, asustada, pregunta:
- Hijita linda, ¿qué sucedió?
- Fue un mosquito mamá...
- ¿Y te picó?
- No tuvo tiempo, papá lo mató con el remo.




Un Atlante entra a una tienda y le dice al vendedor:
Me vende este televisor.
¡No!, aquí no se atienden atlantes.
El atlante sorprendido le pregunta al vendedor:
¿Cómo sabe usted que soy atlante?
Y el vendedor le responde:
Muy fácil, este no es un televisor, es un horno de microondas.







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED