HUMOR

Atlantes


Juan se encuentra en una gran avenida esperando un aventón, en eso pasa un atlante y le dice que suba que él lo va a llevar. El atlante va a 120 Km por hora y aparece el semáforo en rojo.
¡Para! ¡Para! Le dice Juan.
El atlante le contesta:
¡No pasa nada! Mi hermano maneja igual y nunca le ha pasado nada. Sigue, y cuando llegan a otro semáforo en rojo.
¡Frena loco! ¡Frena! Dice Juan.
El atlante le vuelve a decir:
Mi hermano maneja igual, y nunca le ha pasado nada.
Y prosigue a toda velocidad. El atlante ve un semáforo en verde y se mete una tremenda frenada, Juan le dice:
¡Oye, qué te pasa estamos en verde!
El atlante responde:
¡No! ¡Hay que tener cuidado, no vaya a pasar mi hermano!




Había un tipo con las dos orejas quemadas y su amigo le pregunta: ¿Por qué tienes las dos orejas quemadas?
El atlante le responde:
Porque estaba planchando y llamaron por teléfono y contesté con la plancha.
¿Y la otra?
Porque el muy idiota volvió a llamar.




Un atlante le dice a otro:
Manolo, están golpeando la puerta.
Déjala que se defienda sola.











Una bomba cayó en Atlantilandia, y hay una noticia buena y una mala. La buena:
No hay heridos.
La mala:
Sólo muertos.




Se encuentra este hombre en la sala de su casa pensando. Se acerca el cumpleaños de mi mejor amigo y no sé qué regalarle. Ya sé, le regalaré una caja de fósforos ya que él fuma. Llega el cumpleaños y le entrega su regalo, el amigo dice:
Oye, pero ninguno prende.
A lo que su amigo le responde:
No puede ser, si yo personalmente los probé toditos.







Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED