"; Los mejores chistes de Atlantes

HUMOR

Atlantes


Comenzó a arder una tienda de departamentos, la llegada de los bomberos fue casi inmediata, y se dan cuenta que no pueden apagar el fuego, entonces llamaron a un cuerpo de bomberos de la ciudad vecina.
El dueño de la tienda dijo que daría Un MILLON de DOLARES a la corporación que lograra apagar el fuego.
Pero luego llamaron a otro cuerpo de bomberos de otra ciudad, en eso ya para que hiciera bulto, llamaron al cuerpo de bomberos de los atlantes, luego se ve a lo lejos un camión de bomberos con 45 atlantes trepados, pasa ante los demás bomberos con velocidad, y se mete dentro de la tienda y sofoca el fuego, todos se quedan viendo atónitos esa hazaña, entonces empezaron a sacar en camilla a todos y el dueño busca pronto al comandante del equipo, y le hace entrega del cheque del millón y los reporteros le preguntan:
¿Qué hará con el dinero?
Y él responde:
¡Para empezar le pondremos frenos al camión!




¿Sabes por qué los tontos preparan muchas bolsitas de té?
Porque leyeron un letrero que decía: "Cristo viene prepáraTe".




Un atlante entra en una ferretería y pide un litro de pintura verde para pintar a su canario.
¿Qué? va a pintar de verde a su canario. ¡Está usted loco ?
No... es que no me gusta su color.
Pero no ve que lo va a matar?
¡Que va, hombre!
Pues yo le digo que sí. ¿Nos apostamos 300 euros?
Bien, apostamos eso entonces.
Al cabo de un par de días, el gallego vuelve a la ferretería con cara triste y le da los 300 euros al dependiente.
Y, ¿lo mató al pintarlo?
Pues no, se murió mientras intentaba quitarle la pintura antigua con la espátula...










Estaba Venancio, el atlante, leyendo el directorio telefónico. En eso Pepe, otro atlante, le pregunta:
¿Qué estás haciendo, Venancio?
¡Hombre, que estoy leyendo una novela!
¡Oye, pero que eso no es una novela, que es la guía telefónica!
¡Carajo, con razón ya se me hacían muchos los personajes!




Estaba un atlante en la fila para comprar los boletos y así poder entrar a ver la más reciente producción.
Deme dos boletos por favor, señorita, dice el atlante al llegar a la taquilla.
Aquí tiene, son doce reales, contesta la taquillera.
Gracias, contesta el atlante.
Al poco rato, la taquillera observa que el atlante regresa por otros dos boletos para la misma película.
A los cinco minutos, vuelve a comprar otros dos boletos para la misma película.
Después de unos instantes, regresa a la taquilla y pide otros dos boletos para la mismísima película, a lo que la encargada le dice:
Señor, ¡Dígame cuántos boletos va a querer de una buena vez, y se los vendo todos juntos!
Solo quiero dos, dice el atlante, pero el tipo de la entrada me los rompe cada vez que se los doy.




Más chistes de Atlantes Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED