HUMOR

Borrachos


Este era un señor muy borracho, que ya se le había hecho costumbre llegar a su casa borrachísimo, su mujer muy enfadada le pone una trampa, se disfraza de satanás y se esconde detrás de un sillón para asustarlo, el tipo llega, se sienta en el sillón, su mujer sale y empieza a dar de gritos, el sin inmutarse le contesta:
¡No me asustas, estoy casado con tu hermana!




Dos borrachos le preguntan al barman dónde queda el baño, el barman le dice:
Por el pasillo doblan a mano derecha, bajan dos escalones y ahí están los baños.
Hip, okay gracias.
Cuando van por el pasillo uno le dice al otro:
Oye, ¿Era pa' la derecha o pa' la izquierda?
El barman dijo pa' la izquierda.
Pero para el lado izquierdo estaban reparando un elevador y se caen por el roto y se dan tremendo cantazo y uno se levanta bien adolorido y le dice al otro:
Yo no sé tu, pero yo me voy a orinar aquí, yo no voy a bajar el otro escalón.




Eran dos compadres y a uno se le murió su esposa y el otro compadre fue al velorio y estaba muy borracho, cuando de repente se le empezó a salir la baba, el otro compadre le decía:
La baba compadre, la baba compadre, la baba compadre.
Y le contesta el compadre:
Sí lavaba, planchaba y hacía todo el quiacer.











Un señor llega borracho a su casa y su mujer enojada le dice:
Oyeme me habías jurado no volver a poner un pie en esa cantina.
A lo que el marido contesta:
Y te juro mi vida que he cumplido mi promesa, porque yo entre gateando y me sacaron cargando.




Iba un borrachito a una cantina. Al entrar le dice al cantinero:
Deme una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero se las da, y al terminar le pide la cuenta, el borracho contesta:
Ahorita no traigo dinero.
Por lo que lo saca a golpes. Al día siguiente vuelve a ir y dice: Dame una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero se las da, y al terminar le pide la cuenta, el cantinero le cobra la cuenta y el borrachito contesta:
Se me olvidó traer el dinero.
Por lo que otra vez el cantinero la saca a patadas.
Al tercer día el borrachito vuelve a la cantina y le pide al cantinero: Dame una botella para mí, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero le pregunta:
¿Y a mí por qué no me mencionó?
Porque usted es bien violento cuando toma.







Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED