"; Los mejores chistes de Borrachos

HUMOR

Borrachos


María estaba esperando a su esposo Luis, y cuando llega Luis borracho ésta le dice:
¡Bonitas horas de llegar!
Y Luis le dice:
Pero si son las 11.
Y María le dice:
¡Estás muy equivocado, para tu información son las 6 y 5!
Y Luis le contesta:
¿Y 6 y 5 no son 11?




Estaba un borrachito en un yonque tratando de prender un carro sin motor ni llantas. En la barda estaba un chavo riéndose de lo que estaba haciendo el borracho, cuando en eso pasa un policía y le pregunta:
¿Por qué te estás riendo?
Y él le contesta:
Es que ese borracho está tratando de prender ese carro sin motor, y no puede.
Y el policía le pregunta:
¿Y tú por qué estás arriba de la barda?
El chavo le contesta:
¡Por si lo prende, que no me vaya a atropellar!




Estaban dos compadres y uno le dice al otro:
-Compadre en el cielo existen las canchas de fútbol-
Y el otro le contesta:
-No se, compadre, pero vamos a hacer un trato el primero que se muera le va avisar al otro si existen las canchas de fútbol en el cielo-
Y el otro contesta que si:
-Al pasar un año uno de los compadres se muere al siguiente día de muerto se le aparece a su compadre y le dice:
-Compadre le tengo dos noticias una buena y una mala cual le digo primero- Y el otro compadre le dice:
-Primero la buena
El otro responde
-Ok la buena es que si hay canchas de fútbol en el cielo-
Y la mala pregunta el otro:
-La mala es que usted tiene juego mañana-










Estaban dos borrachos en un parque muy mareados, y uno de los borrachos dice:
Esa que está allá arriba es la luna.
Y dice el otro borracho:
No, ese es el sol.
Y siguen discutiendo hasta que pasa otro borracho y los dos borrachos le preguntan:
¿Esa es la luna o el sol?
Y dice el borracho:
Ay, yo no sé, yo no vivo por aquí.




Estaba un borracho tirado en una cantina, después de unas horas salió arrastrándose de aquel antro de perdición y se dispuso a tomar un taxi. ¡Taxi, taxi! Gritaba el borracho.
Se paró un coche y se subió arrastrándose y le dio la dirección al taxista. Cuando llegó a su casa se bajó y se fue arrastrando a la casa. Tocó la puerta y le abrió su mujer que al verlo tirado en el piso le dijo: ¡Ay José! ¡Ya volviste a empeñar tu silla de ruedas!




Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2019 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED