HUMOR

Borrachos


Un niño le pregunta a un borracho:
¿Para qué toma?
Para olvidar.
¿Y qué vas a olvidar?
Ya se me olvidó.




Había un autobús lleno de gente y sale un borrachito y dice:
¿A quién se le perdió un fajo de billetes de $100 que están unidos con una liguita?
Sale un señor y dice:
¡A mí!
¡Pues encontré la liguita! Responde el borrachito.




Estaban dos amigos borrachos y uno le dice al otro:
¡Oye amigo! ¿Cómo se matan los elefantes azules?
Y el otro le dice:
Fácil, agarras un rifle para matar elefantes azules.
¡Aha! ¿Y cómo se matan los elefantes rojos?
Fácil, lo estrangulas hasta que se ponga azul, y lo matas con un rifle para matar elefantes azules,
¡Aha! ¿Y cómo se matan los elefantes verdes?
Facil, le cuentas un chiste hasta que se ponga rojo de la risa, lo estrangulas hasta que se ponga azul, y lo matas con un rifle para matar elefantes azules.
¡Aha! ¿Y oye, cómo se matan los elefantes amarillos?
¿Desde cuándo hay elefantes amarillos?











Estaba un borracho caminando tranquilamente en la calle y de repente se encuentra un muerto tirado debajo de una caseta telefónica y decide llamar a la policía:
Buenas noches, usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
He encontrado a un muerto dice el borracho.
Está seguro de que está muerto.
Sí, señor estoy seguro.
Muy bien, en que calle se encuentra.
Espéreme, le vuelvo a llamar ahorita.
Entonces el borracho se dirige a ver el nombre de la calle y apresurado regresa al teléfono y vuelve a marcar.
Buenas noches usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
Soy el del muerto.
Ah sí señor, ¿cuál es la calle?
Es... a ver, déjeme volver a ir a ver.
Vuelve a ir a ver el nombre de la calle y esta vez lo va repitiendo en su mente.
Buenas noches, usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
Soy yo el del muerto.
Ah sí, usted, ¿cómo se llama la calle?
Ah, es... otra vez se me olvidó.
Va varias veces y siempre a la hora de marcar se le olvida el nombre de la calle.
Hasta que por la décima vez habla:
Buenas noches, usted está hablando a la estación de policías, ¿cuál es su problema?
El del muerto.
Ah otra vez usted, señor, ahora sí dígame como se llama la calle. Libertad.
Pero por que no lo dijo antes si no está tan difícil.
¡Es que el nombre de la otra estaba tan difícil que mejor moví al muerto!



Llega un hombre muy borracho a la comisaría de policía y dice:
*¿Puedo ver al hombre que entró en mi casa ayer?
*¿Para qué?* le pregunta un policía
*Para que me explique como entró sin despertar a mi mujer.







Más chistes de Borrachos Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED